Esterilizaciones forzadas: testimonios de dolor y búsqueda de justicia

Víctimas. Felicia Mamani, Inés Condori y Margarita Rojas , fueron sometidas a intervenciones quirúrgicas para no tener hijos. Temen que indulto a Alberto Fujimori traiga abajo juicio.

Mujeres. Desde hace más de 20 años luchan por conseguir justicia ante la vulneración a sus derechos. Foto: Pulso regional
Mujeres. Desde hace más de 20 años luchan por conseguir justicia ante la vulneración a sus derechos. Foto: Pulso regional
Luis Álvarez Guevara

Felicia Mamani, Inés Condori y Margarita Rojas, tres pobladoras de la provincia cusqueña de Chumbivilcas, fueron sometidas contra su voluntad a esterilizaciones. Los hechos ocurrieron entre 1996 y 2000 a través de un plan instaurado en el gobierno de Alberto Fujimori, para reducir la natalidad y habitantes pobres, dirigida a las mujeres más humildes del país.

Las mujeres contarán sus historias de como fueron sometidas a esterilizaciones forzadas en el proceso judicial que se sigue contra el expresidente Fujimori. Este caso ha sido minimizado por la candidata Keiko Fujimori, quien lo calificó como “un plan de planificación familiar”.

Heridas que no cicatrizan

“No me hizo efecto la anestesia, me pidieron que contara hasta 70, conté hasta mil y sentía dolor. Estaba mirando cuando me cortaban, grité, les dije me están cortando con gillette. Ese mismo día me llevaron a mi casa, me dieron tres paracetamoles y se olvidaron de mí”, cuenta, Felicia Mamani, tenía 29 años cuando fue llevada con engaños al centro de salud de Chumbivilcas.

Inés Condori, es la presidenta de las Mujeres Esterilizadas de Chumbivilcas, recuerda que un día viajó al Cusco para hacerse un chequeo general en el Hospital Regional y en vez de eso le ligaron las trompas. “Reaccioné y una enfermera me preguntó si estaba bien, ‘hija tienes que irte a donde te alojaste, te hemos operado para que no tengas hijos’ eso me dijo, no entendía lo que pasaba” relata mientras se toca la parte inferior del abdomen como señalando la herida que le dejó la intervención.

A nivel nacional son 1300 casos judicializados de esterilizaciones forzadas, 500 corresponden a la región Cusco.

Margarita Rojas tenía 22 años cuando la convencieron para acudir a un centro de salud en Lutto, Llusco (Chumbivilcas). Refiere que en el lugar pudo ver más de 20 esterilizaciones en un solo día. “Cómo no se va a culpar a Fujimori, como presidente sabía de todo lo que nos hicieron las enfermeras y doctores, él los obligó” dijo.

Ellas temen que ante una eventual elección de Keiko Fujimori, el proceso judicial por las esterilizaciones quede impune. Ello debido a que la candidata de Fuerza Popular propone indultar a su padre. “Ahora esperamos justicia, gracias a otras señoras que no se rindieron seguimos adelante, son 25 años, hay muchas que fallecieron. Si gana Keiko quizá no querrá que se haga esa investigación o nos perseguirá” afirma Inés Condori.

Condori también se refirió a las declaraciones de Keiko Fujimori, quien minimizó el caso y afirmar que se trató de ‘un plan de planificación familiar’. “Esa ‘planificación’ afectó a las mujeres indígenas, quitándonos nuestros derechos” dijo.

Tendría inmunidad parlamentaria

Tras dos décadas, el caso llegó al Poder Judicial, donde se analizan los cargos que han sido imputados contra el expresidente Alberto Fujimori, así como a sus exministros de Salud Alejandro Aguinaga, Eduardo Yong Motta, Marino Costa Bauer, entre otros. El primero es virtual congresista por Lambayeque y gozaría de la inmunidad parlamentaria.

Durante el proceso 18 mujeres esterilizadas fallecieron a la espera de justicia.