Cusco iniciará proceso de vacunación en 50 establecimientos sanitarios

Un total de 5.199 dosis fueron distribuidas en provincias cusqueñas. Priorizarán a trabajadores que laboran en UCI y áreas de hospitalización.

El Hospital Adolfo Guevara Velasco recibirá 1.025 vacunas. Foto: Luis Castillo
El Hospital Adolfo Guevara Velasco recibirá 1.025 vacunas. Foto: Luis Castillo
LR Cusco

Desde este miércoles 10 de febrero arrancó el proceso de vacunación contra la COVID-19 en Cusco. Tras la recepción de 5.199 dosis, personal de la Gerencia Regional de Salud se encargó de la distribución.

De acuerdo al gobernador de Cusco, Jean Paul Benavente García, se confirmó el desplazamiento de las vacunas en diferentes redes de salud de dicha región. Según declaró, un total de 50 establecimientos, entre hospitales y centros de salud, son los lugares donde se priorizará la llegada de la vacuna Sinopharm.

Distribución

Las 5.199 dosis se han distribuido a través de: Cusco norte con 396 trabajadores de salud, en Cusco sur a 495, en Canas-Canchis-Espinar se inoculará a 222; en Chumbivilcas, a 137; en La Convención, a 208; y en Kimbiri-Pichari, a 206.

Así también, se inmunizará al personal de salud y auxiliar de los hospitales de Espinar (177), Sicuani (257), Quillabamba (276), Hospital Regional de Cusco (901), Antonio Lorena (754), Adolfo Guevara Velasco (1.025), EsSalud (124) y Militar Pichari (21).

“Con la vacunación se protegerá a la población en riesgo y se reducirá el impacto negativo en la salud física, mental y social de la población, así como en la economía del país”, manifestó la autoridad regional a Andina.

Previamente, las cajas del primer lote de vacunas permanecieron en cadena de frío en la sede de la Gerencia Regional de Salud (Geresa). De acuerdo a Benavente, dicho establecimiento podrá almacenar hasta 1 200 000 vacunas contra la COVID-19 debido a que cuenta con un sistema de provisión adecuado.

Fases de vacunación

De acuerdo a la Geresa, hay tres fases para aplicar las vacunas. La primera servirá para proteger la integridad del sistema de salud y la continuidad de los servicios básicos. Aquí están comprendidos el personal de las UCI, emergencias, servicios médicos de los hospitales y centros de salud de las 13 provincias. También personal de las Fuerzas Armadas, Policía Nacional, Bomberos, Cruz Roja, personal de Seguridad Ciudadana, brigadistas, personal de limpieza y miembros de las mesas electorales.

En la segunda etapa están considerados los adultos mayores de 60 años, personas con comorbilidad de 18 a 59 años de edad. Así también, la población de las comunidades indígenas, personal del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) y las personas privadas de su libertad. Finalmente, la tercera fase estará dirigida a las personas de 18 a 59 años de edad.