Riesgo de fraude en operaciones online

LR Arequipa

larepublica_pe

01 Nov 2020 | 8:33 h
La Republica

“Es inevitable realizar este tipo de operaciones por internet, pero debemos tener mucho cuidado y no dar los datos de nuestra tarjeta a ningún supuesto banco”.

Patricio Quintanilla

Rector de Universidad de La Salle

La inmovilización de las personas, como consecuencia de la pandemia, ha originado un fuerte incremento en las operaciones online, tanto en bancos como compras por Internet, lo que lamentablemente ha tenido como consecuencia que se comentan fraudes en estos procesos.

Operaciones Bancarias

Entre los casos que se presentan con frecuencia, está la falsificación de un portal de un banco, que aparenta ser el original, que pide que “para mejorar el servicio”, el cliente le proporcione su número de tarjeta y clave, con lo cual el delincuente puede hacer operaciones en sus cuentas. Ningún banco pide la clave de una tarjeta, con ningún motivo.

Otro fraude común es la suplantación de identidad del cliente, conocido comúnmente como phishing, realizando operaciones por el supuesto cliente.

La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), está preparando una norma para combatir estas operaciones ilegales, que posiblemente requiera que las instituciones financieras adecuen y mejoren sus procesos tecnológicos.

Compras por Internet

Al realizar este tipo de operaciones, especialmente en el caso de proveedores desconocidos, se corre el riesgo de incumplimiento, a pesar que se ha concretado el pago, porque es indispensable proporcionar el número de la tarjeta de crédito o débito, el vencimiento y el código de seguridad, que permitiría usarla indebida e ilegalmente para otras compras.

Indecopi también está preparando una norma, para proteger a los consumidores que utilizan este servicio; es probable que se restrinja el comercio electrónico, que por las circunstancias actuales, ha tenido un gran desarrollo.

Conclusión

Es inevitable realizar este tipo de operaciones, pero debemos tener mucho cuidado y no dar los datos de nuestra tarjeta a ningún supuesto banco.

Igualmente tratar que las compras electrónicas, sean de proveedores conocidos e identificables.Seamos cautos y hasta desconfiados, con nuestra información financiera.