Médicos del hospital de Tumbes atienden con indumentaria sin desinfectar

Contraloría detectó que 35 galenos que atienden a pacientes con el coronavirus corren el riesgo de contagiarse.

Indumentaria sin desinfectar halló la Contraloría de la República en Hospital JAMO II de Tumbes.
Indumentaria sin desinfectar halló la Contraloría de la República en Hospital JAMO II de Tumbes.
Yoyse Machuca

La Contraloría General de la República detectó que 35 médicos del Hospital José Alfredo Mendoza Olavarría (Jamo II), región Tumbes, que atienden a los pacientes con coronavirus vienen utilizando indumentaria que no pasa por un proceso de desinfección.

En el informe n° 010-2020 que elabora la Contraloría se detalla la falta de medidas de bioseguridad para el almacenamiento de la ropa hospitalaria proveniente del área COVID, dicha situación expone la integridad de los médicos, enfermeras y personal auxiliar.

PUEDES VER | Un policía herido y 30 ronderos detenidos deja enfrentamiento en Cutervo

Para el órgano de control, durante la verificación del proceso realizada el 10 de junio, se evidenció con los funcionarios de Epidemiología (Karina Garriazo Puscan) y Servicios Generales (Emilio Espinoza Chira) que el acopio de la ropa hospitalaria se encuentra en los exteriores de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital José Alfredo Mendoza Olavarría (Jamo II). 

Dicha indumentaria permanece por un periodo de cuatro días sin haber sido colocada en bolsas de reciclaje por parte del área de Lavandería del establecimiento de salud. Además, de no pasar por un proceso de desinfección para que no se exponga la integridad del personal de salud que a diario tratan a pacientes diagnosticados con COVID-19.

Médicos en riesgo

Por ello, la Contraloría constató que la falta de medidas de bioseguridad para el almacenamiento de la ropa sucia hospitalaria proveniente de la atención de los pacientes de COVID-19, genera el riesgo de afectación de la salud pública y ambiental, así como de la salud del personal que labora en el nosocomio.

Todas estas irregularidades fueron elevadas a la directora ejecutiva, Lissy Palomino Dioses, para que subsane las observaciones impuestas por el órgano de control.