VACUNAFEST - Todo sobre la jornada de inmunización a jóvenes de 23 años, rezagados y más

Áncash: centro agroecológico colapsa antes de empezar a funcionar

Contraloría detectó deficiencias e irregularidades en obra ocasionando un perjuicio económico de más de 262 mil soles al municipio de Mirgas.

Se involucra a seis funcionarios de la gestión municipal anterior.
Se involucra a seis funcionarios de la gestión municipal anterior.

Áncash. El Centro Agroecológico Municipal en el sector de Gollogirca, colapsó antes de empezar a funcionar en el distrito de Mirgas, provincia de Antonio Raimondi. Este proyecto buscaba mejorar la capacidad de uso de los suelos con fines forestales a través de la siembra de plantones, que beneficiaría a más de 5,200 pobladores.

Sin embargo, la Contraloría General detectó deficiencias e irregularidades en la ejecución de la obra, ocasionando un perjuicio económico de 262,636.43 a la Municipalidad Distrital de Mirgas.

Según el informe, este hecho involucra a seis funcionarios de la gestión municipal anterior con presunta responsabilidad administrativa y penal.

PUEDES VER Sismo de 3.7 estremeció Áncash esta tarde según IGP

La plataforma de acceso al proyecto se halla intransitable, pese a que tenía una proyección de 10 años de vida útil y a un año de su ejecución, se encuentra inoperativa. La tierra ha cubierto parte del reservorio y de la infraestructura del almacén, guardianía y oficinas, así como las secciones de sustrato y germinación.

Según el Informe de Auditoría de Cumplimiento N°3932-2019-CG/GRAN-AC, en diciembre del 2017 la Municipalidad Distrital de Mirgas aprobó y pagó 7,500 soles por un expediente técnico que no contaba con los estudios necesarios para la ejecución del proyecto; además, tenía inconsistencias en el cálculo de metrados y sobrecostos en el flete de los materiales, lo que incrementó el costo de la obra en más de 20 millones de soles.

También se detectó que la edificación se ejecutó con deficiencias constructivas e incumplimiento de las especificaciones técnicas. El cerco de seguridad, por ejemplo, debió construirse con un muro de adobe y cimiento de piedra de 80 centímetros de profundidad; sin embargo, se ejecutó de tapial (muro de barro y paja) con una base de entre 20 y 50 centímetros.

A ello se suma el que tanto el ingeniero supervisor como el residente incumplieron sus funciones al no permanecer en la obra.