Sociedad

Comuneros de Cusco irían a dialogar sin desbloquear corredor minero

Cusco. En Ccapacmarca hay malestar por acción policial, mientras que Colquemarca y Velille piden diálogo con Ejecutivo y Las Bambas.

La Republica
Molestia. Comuneros de Ccapacmarca cuestionan a policías.

José Víctor Salcedo

El enfrentamiento del martes en el Corredor Minero del Sur multiplicó el descontento en el distrito de Ccapacmarca de la provincia de Chumbivilcas. El uso de la fuerza de la Policía para habilitar el corredor vial fue considerado un acto de provocación por autoridades y dirigentes de las comunidades campesinas que protestan desde hace 12 días. Hubo diez heridos, entre campesinos y policías.

Los comuneros, reunidos ayer en pleno corredor vial, mostraron decenas de cartuchos de bombas lacrimógenas que dispararon a discreción los agentes para dispersar a los manifestantes y liberar la vía. “No vamos a parar hasta que nos atiendan y solucionen (las demandas)”, dijo el comunero Emeterio Guzmán. En Ccapacmarca continúa el aislamiento. Ningún vehículo de la minera MMG Las Bambas puede transitar por el lugar.

El principal reclamo es que se anule el Decreto Supremo N° 11-2017 del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC). Esta norma elevó el corredor vial a la categoría de vía nacional, antes era local.

En tanto, una comitiva de dirigentes comunales de los distritos de Colquemarca y Velille (Chumbivilcas) llegó a Cusco para cuestionar la medida “represiva” de la Policía y expresa su predisposición a dialogar con las autoridades del Ejecutivo y la minera Las Bambas.

Los dirigentes Walter Molina Álvarez y Luciano Ataucuri entienden que la crisis política impide en este momento la llegada de ministros, por lo que están dispuestos a conversar con viceministros o funcionarios de los ministerios de Transportes y Energía y Minas.

No obstante, el diálogo tiene que realizarse en una de las comunidades del Corredor Minero del Sur que está en protesta. Tampoco desbloquearían la vía para abrir las puertas a la negociación. Según los dirigentes, para el 22 de octubre se convocó a un paro regional campesino y se coordina con Arequipa, Puno, Madre de Dios y Apurímac para hacerlo de mayor alcance.

En tanto, ayer varias autoridades se reunieron para buscar una salida al conflicto. El acuerdo fue que el gobernador Benavente convoque a los dirigentes a una reunión.