LO ÚLTIMO - Minsa confirma el primer caso de viruela del mono en Perú PARO DE TRANSPORTISTAS - ¿Qué se sabe de la movilización programada para este lunes 27 de junio?

Ciudadana holandesa construyó refugio para niños pobres en Cusco

Admirable acción. Desde hace 18 años Helena mantiene su proyecto que consiste en apoyar a niños peruanos junto a sus familias. Se les enseña educación inicial, primaria, cursos de inglés, quechua, entre otros.

Ciudadana holandesa construyó refugio para niños pobres en Cusco. Foto: El Comercio.
Ciudadana holandesa construyó refugio para niños pobres en Cusco. Foto: El Comercio.

Un refugio instalado en el valle de Urubamba, en Cusco, ayudó a cientos de niños cusqueños que atraviesan cuadros de desnutrición y pobreza. El proyecto fue creado por Helena Van Engelen, una ciudadana holandesa que se instaló en Cusco desde hace 18 años.

El refugio fue denominado como la “Fundación Niños del Arco Iris” y está ubicado 78 kilómetros al norte de Cusco. De acuerdo a El Comercio, en 1997 Helena se enfrentó al luto y notó que tenía que encontrar una misión en su vida.

PUEDES VER: Cusco: en obra para escolares de inicial e identifican irregularidades

Luego vio en la televisión un documental sobre la situación crítica que afrontaban cientos de niños en las calles de Lima. A partir de esto decidió que tenía que viajar a Perú para ayudar a estos pequeños. Fue así como varios años después viajó hacia la Ciudad Imperial tras la aprobación de sus hijos que ya habían cumplido la mayoría de edad.

Ya en Cusco le indicaron sobre la venta de un terreno ubicado entre la carretera Urubamba - Ollantaytambo. No lo dudó y construyó el refugio con dinero de algunas propiedades que vendió en Holanda.

El desarrollo del albergue fue mejorando poco a poco gracias a la inversión privada. En el 2012 convirtieron parte del lugar en un centro educativo para nivel primario, luego se inauguraron aulas para nivel inicial.

En la actualidad se brinda apoyo a cerca de 170 niños y sus respectivas familias. Se les enseña inglés, quechua, computación, arte, música, matemáticas y ciencias. También evalúan su estado de salud y ofrecen alimentación.

Helena viaja cada dos años a Cusco para estar cerca de los pequeños que disfrutan el albergue. Ella trabaja en Holanda por recaudar fondos y continuar manteniendo vigente su proyecto.