Joven denunció que sufrió abuso sexual por parte de un trabajador de un colegio religioso [VIDEO]

Otras exalumnas denunciaron, a través de las redes sociales, irregularidades en el colegio Nuestra Señora de la Consolación del Rímac.

Otras exalumnas denunciaron, a través de las redes sociales, irregularidades en el colegio Nuestra Señora de la Consolación del Rímac.

Una joven, quien ahora tiene 25 años, denunció que fue víctima de abuso sexual por parte de un trabajador de limpieza del colegio Nuestra Señora de la Consolación del Rímac, cuando ella tenía 13 años. El agresor ha sido identificado como Carlos Alberto Morán Carrasco.

Cuando el sujeto, que tendría entre 22 a 25 años, empezó a acosar a la menor, el colegio no lo despidió y le echó la culpa de lo que ocurría a ella, quien era menor de edad.

La víctima, en ese entonces adolescente, sufría de bullying por parte de sus compañeras de colegio. El hombre aprovechó la vulnerabilidad de la menor y empezó a enviarle cartas a la adolescente. 

Los profesores y autoridades del colegio se enteraron de esto. Y, en lugar de despedir al sujeto e informar a los padres, le dijeron a la menor que ella era la culpable.

“Le conté todo a la psicóloga, las miradas, los guiños, los besos volados y las cartas. Me dijeron que era un deshonra estar portándome de esa manera. Me prohibieron pasar de la mitad del colegio hacia donde estaba el almacén de limpieza”, contó la víctima a RPP.

El violento hecho ocurrió cuando ella volvió al colegio en vacaciones pues había jalado unos cursos. Carlos Morán la encontró y la llevó al techo donde abusó de ella.

Después de varios años de terapia psicológica, la joven decidió denunciar públicamente este hecho. Incluso se acercó a la comisaría de La Huayrona, pero solo encontró desconocimiento de la ley y maltrato por parte de los efectivos de dicha dependencia. “Los policías me dijeron que ya pasaron 10 años, que ya me olvidara del tema y no hiciera escándalo”, agregó.

Cabe recordar que según la Ley 30838, publicada en El Peruano en agosto del año pasado, la violación sexual, la trata de personas, la esclavitud y las ofensas al pudor público (como la pornografía infantil) se declaran delitos imprescriptibles.

A raíz de que hizo público su caso, otras exalumnas denunciaron irregularidades por parte de las autoridades de dicho colegio religioso, dirigido por la Congregación de Religiosas Agustinas Hijas del Santísimo Salvador. Incluso habría casos de acoso por parte de docentes.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO