Centro Juvenil de Piura continúa en la más absoluta precariedad

Luis Barrios
2018 M12 8 | 03:00 h

Institución que alberga a unos 140 internos se encuentra en abandono, poniendo en riesgo la vida de los jóvenes. Camas y colchones están en mal estado e infraestructura deja mucho que desear.

Unos 140 internos del Centro de Rehabilitación Miguel Grau de Piura, cuyas edades oscilan entre los 14 y 24 años de edad, viven a sobresalto y hacinados en cuatro ambientes, los cuales no son suficientes para ponerse a buen recaudo de las aguas servidas, las paredes a punto de caer y las precarias habitaciones que comparten.

A ello se suman las obsoletas camas y colchones que no han sido renovados hace dos años. Sin embargo, la norma de estos centros manda que estos objetos deben renovarse cada año para evitar enfermedades contagiosas y otro tipo de infecciones.

PUEDES VER Piura: continúa hacinamiento es centro juvenil “Miguel Grau”

La directora de este centro, Julissa Bustamante Marcelo, manifestó que el ministro de Justicia, Vicente Zeballos, en una reciente visita quedó sorprendido por la precariedad y hacinamiento en la que conviven estos jóvenes desde hace varios años.

Bustamante Marcelo refirió que el ministro aseguró que el Centro Miguel Grau es el que se encuentra en peores condiciones que los del resto del país, ya que en un rápido recorrido comprobó las paredes a punto de venirse abajo y la preocupante situación de las habitaciones.

“El ministro envió a sus asesores a este centro y ellos hicieron un estudio del lugar. Luego de ello, vio los informes del estado en decadencia en el que se encuentra el lugar. Incluso me dijo que se iba muy mortificado porque dentro de los nueve centros a nivel nacional, este es uno de los peores porque no es la infraestructura correcta”, señaló.

Asimismo, explicó que desde que asumió el cargo como directora (hace dos años) envió al Poder Judicial tres requerimientos solicitando una nueva infraestructura. Incluso solicitó la reconstrucción de un nuevo cerco perimétrico, pero en ese entonces nunca se concretó ningún apoyo.

Falta de personal

Además, la funcionaria reconoció que en su institución hay deficiencia de personal, lo cual estaría jugando en contra de la enseñanza y rehabilitación de los infractores recluidos. En razón de ello, informó que hace falta un aproximado de 80 trabajadores más para el mejor cuidado y resguardo de los internos.

Al respecto el secretario de defensa Jorge Alvarado Álamo, dio a conocer que un solo educador tiene a su cargo 56 internos en un solo ambiente, lo cual dificulta la enseñanza.

En ese sentido, señaló que según el Estado lo ideal sería cuatro educadores por ambiente, por ello el poco personal con el que cuenta este centro no es suficiente para controlar un posible motín.
“Ante tanto abandono por parte de las autoridades, nosotros tememos un motín. Ahora, nosotros estamos más preocupados que antes porque en cualquier momento los jóvenes se rebelan y eso nosotros no podríamos controlarlo”, expresó.

Envían ayuda

De otro lado, Bustamante Marcelo dijo que el ministro de Justicia se comprometió a enviar camas, colchones, camarotes y prendas de vestir para los jóvenes, para la siguiente semana.

También dio a conocer que a partir de enero próximo se iniciarán las obras dentro y fuera del establecimiento. Sobre ello, detalló que se reconstruirán el cerco perimétrico y las habitaciones de los internos.

“El centro juvenil se encuentra en decadencia. Por ello, antes del 15 de este mes llegará ayuda del ministerio, pero recién a inicios del 2019, se iniciarán las construcciones del establecimiento. Ello abarca desde el desagüe hasta la construcción de un nuevo cerco perimétrico y otros ambientes”, remarcó.