En Arequipa la justicia de espaldas a los maltratos a mujeres

Investigación. Defensoría hizo seguimiento a denuncias. Advierte que Policía, Fiscalías y Poder Judicial no pueden atender con rapidez casos de maltrato familiar, feminicidios, etc. Falta personal y especialización.

Investigación. Defensoría hizo seguimiento a denuncias. Advierte que Policía, Fiscalías y Poder Judicial no pueden atender con rapidez casos de maltrato familiar, feminicidios, etc. Falta personal y especialización.

Arequipa. Una mujer maltratada por su pareja que acude a la comisaría para denunciar el hecho debe tener suerte. Su búsqueda de justicia, por lo general, no halla eco por diversos motivos. Pero eso no solo pasa en las delegaciones policiales, también en el Ministerio Público y Poder Judicial, organismos encargados de sancionar los casos de violencia familiar, sexual y feminicidio.

A esa conclusión arribó la Defensoría del Pueblo en Arequipa, que preside el abogado Ángel Manrique, luego de un trabajo de supervisión. Visitaron doce comisarías e hicieron seguimiento a denuncias presentadas en el Ministerio Publico y juzgados. Advierten barreras que no permiten tratar casos de violencia familiar, sexual y feminicidio. La inspección no fue al azar. Las víctimas expusieron su caso en la Defensoría; y este ente hizo el seguimiento

Hay falta de interés en el diagnóstico preliminar. Sobre todo en las comisarías, en donde los efectivos recomiendan a las denunciantes buscar una reconciliación con el agresor. Tampoco se dan abasto para atender toda la casuística. Solo hasta agosto se contabilizó más de 13 800 denuncias de violencia contra mujeres, varones, niños y jóvenes.

Según Manrique Linares, hay ocho casos ocurridos en comisarías que no quisieron recepcionar denuncias contra un miembro del grupo familiar. Los agentes no les creían. Pedían sustentos y motivos para fundamentar la acusación. Al final, terminaban por retirarse con la idea de que hicieron mal en denunciar. Según el defensor, estos casos deben atenderse en forma rápida. 

No es el único problema. Existen 15 casos en la Corte Superior de Justicia de Arequipa por feminicidios y tentativas de feminicidio. La Defensoría les hace seguimiento. Advirtieron demora en los procesos y también desidia de los actores judiciales para resolverlos.

Manrique dio un ejemplo. Indicó que si una persona realizaba una denuncia, los citaban o realizaban pruebas médico-legales después de varios días, esto en el Ministerio Público.

En la Corte de Justicia de Arequipa el problema sería la demora en los procesos. Según el defensor, acá también el problema es la falta de personal. Además tampoco hay personal especializado en denuncias por maltrato familiar.

“Si una persona presenta una denuncia el día 1, lo están citando el 30. Esto en su mayoría por la sobrecarga de casos que llegan al Ministerio Público y Poder Judicial”, explicó.

Solo en 2017 los casos de violencia contra mujeres, varones y menores sobrepasaron los 18 mil. La Defensoría prevé que el 2018 sobrepasará esta cifra, pues hay más víctimas que han perdido el miedo a denunciar, por un proceso de sensibilización de las entidades de gobierno. 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO