EL FACTORING

Estamos en el segundo semestre del año y un problema que enfrentan muchos emprendedores es la falta de liquidez.

Estamos en el segundo semestre del año y un problema que enfrentan muchos emprendedores es la falta de liquidez.

Muchos medianos y pequeños empresarios han invertido para las pasadas campañas del Día de la Madre, Día del Padre, el Mundial de Rusia, entre otros. Situación que se presenta como una potencial amenaza dado que la liquidez es para toda organización una fuente importante para continuar creciendo. Una solución que aparece, cada vez con más fuerza, es el factoring: la venta de facturas por cobrar que brinda liquidez en un tiempo mucho menor al dispuesto por proveedores, que incluso puede llegar a tardar hasta 90 días.

En ese contexto, Renzo León-Velarde, gerente general de Digiflow, nos brinda 4 razones por las que es mejor contar con la factura electrónica y el factoring.

1.

No hay posibilidad de fraude

Como la facturación electrónica es validada digitalmente por la Sunat, es considerada como un documento infalsificable. Del mismo modo, el proceso de factoring se vuelve más seguro, ya que algunas empresas mantienen alianzas con aliados estratégicos que garantizan la compra de los comprobantes de pago electrónicos que el microempresario quiera vender.

2.

Los procesos se pueden seguir en tiempo real

Al desarrollarse todo el proceso en formato digital, es fácil tener un seguimiento de factoring en tiempo real, por lo que se puede conocer a detalle en qué momento se realizó la compra de la factura y cuándo es que se recibirá la liquidez. Asimismo, puedes estar al tanto de cómo va el proceso de factoring a través de la empresa que te brinde el servicio de facturación electrónica, por lo que puedes contar con mayor seguridad.

3.

Evita que caigas en un círculo vicioso

Muchas veces un cliente consume casi todo el stock de un emprendedor, lo cual es bueno porque se ha concretado una gran venta; sin embargo, debido a las políticas de pago que tienen algunas empresas, el pago por esos productos lo verá recién en 60 días o más. Este escenario genera que la reposición de ese stock demore esa misma cantidad de días, lo que producirá que su negocio se estanque. Esto puede devenir en préstamos con altas tasas de interés que con la facturación electrónica se pueden evitar al agilizar la negociación de facturas, con intereses mínimos, para obtener liquidez al instante.

4.

Agiliza el proceso de la transacción y reduce costos

Al solo manejar documentos digitales con facturación electrónica, el proceso de factoring no tiene que pasar por procesos de comprobación de autenticidad de las grandes compañías que les deben su paga a los microempresarios. Además, se optimizan recursos, como el papel, tiempo y espacio de almacenamiento físico.

Te puede interesar