Mujeres en su día: “No queremos felicitaciones, queremos justicia”

Nada que celebrar. Niñas, jóvenes y adultas salieron a las calles para exigir a las autoridades que combatan la violencia de género que avanza incontenible. Pidieron declarar emergencia debido al número de agresiones y feminicidios en el país.

9 Mar 2018 | 6:10 h

"No celebramos, conmemoramos", es la frase que se lee en el polo de Claudia, una joven presente en la marcha Todas por Justicia, programada en el marco del Día Internacional de la Mujer. Son las 4:00 de la tarde y cientos de mujeres llegan al Campo de Marte para sumarse a la movilización.

Mujeres jóvenes, adultas, adultas mayores y niñas. Todas han llegado con sus mejores carteles y banderolas con mensajes poderosos para hacerse ver y escuchar.

PUEDES VER #TodasXJusticia: miles marcharon por el Día Internacional de la Mujer

"Esta marcha no es para que la gente nos vea y nos felicite en este día, esta marcha es para reclamar justicia a tanto abuso, muerte y violencia ejercida en contra de las mujeres", señala la activista Esperanza Álvarez.

Han llegado mujeres de todas partes: las de los colectivos, las de comunidades indígenas, amazónicas, de diferentes sindicatos y mujeres extranjeras que radican en Lima o se encuentran de paso por el país.

Todas están mostrando su respaldo a las sobrevivientes y familiares de víctimas de agresiones y feminicidio.

Entre ellas se distingue a Arlette Contreras (víctima de violencia física), Rita Aybar (madre de la desaparecida Solsiret Rodríguez) y Raida Cóndor (madre de uno de los estudiantes de La Cantuta asesinados por el Grupo Colina durante el fujimorato. Ellas portan la gran banderola preparada para este día.

¡Emergencia ya!

"¿Por qué no declarar al país en emergencia? ¿Cuánto más tiene que esperar el Gobierno, acaso no lo amerita?, se pregunta Diana Miroslavich, lideresa feminista y representante de la ONG Flora Tristán.

Afirma que esta declaración permitiría que el Ejecutivo pueda acelerar todos los procesos y que todos los ministerios asuman un real compromiso para combatir y erradicar la violencia.

¿Qué decirles a aquellas mujeres que no ven mayor esperanza frente a las marchas?, le pregunto. Diana responde que "hay que seguir porque los derechos que ahora tienen las mujeres fueron alcanzados por cientos de marchas que se hicieron en el pasado". Y en efecto, los cambios sociales toman su tiempo, pero tarde o temprano ocurren.

La marcha continúa y en ella también están participando los familiares de mujeres desaparecidas. Una de ellas es Nelly López Solís, quien desde hace tres meses no sabe nada de su hermana Nicolasa Dionisia, quien desapareció sin dejar rastro en Buenos Aires, Argentina, donde vivía con su esposo y sus hijos. "Nadie nos ayuda, la hemos buscado y no hay noticias. Solicitamos al Consulado que nos ayude a encontrarla", pide angustiada.

"Estamos trabajando"

A la altura de la avenida Abancay hace su aparición Ana María Choquehuanca, ministra de la Mujer, a quien las manifestantes no dudan en pedirle que atienda los pedidos de las miles de mujeres.

"El presupuesto es el cuello de botella que tenemos en el sector, pero estamos trabajando en lograr fondos para enfocarnos en las acciones de prevención, porque hasta ahora los esfuerzos están dirigidos a atender los casos", dice la ministra.

La marcha culmina con un plantón en la Plaza San Martín. Allí las mujeres volvieron a expresar ante los presentes sus demandas, que no son otras que el acceso a derechos básicos como el vivir sin miedo y acceder a la justicia.

El #8M en el mundo

En algunos países de Europa la jornada también fue intensa. En toda España, por ejemplo, las movilizaciones por el #8M fueron tan masivas que, sin temor a exagerar, muchos las han calificado de jornadas históricas. En Madrid, Barcelona y otras ciudades, las calles y plazas lucieron abarrotadas.

En este lado del planeta, aunque menos multitudinarias, destacaron las marchas en Argentina, Uruguay, México, Chile y otros.

En el caso de España, según informó la agencia EFE, como colofón del Día Internacional de la Mujer, se desarrolló la "primera huelga general feminista", cuyo objetivo fue reclamar verdadera igualdad en términos laborales.

El paro, según los dos principales sindicatos de ese país, reunió a casi 6 millones de participantes, en su mayoría mujeres, por lo que se espera un "impacto social y económico sin precedentes".

"Paramos para cambiarlo todo". "Si las mujeres paramos, se para el mundo", o "Vivas, libres y unidas por la igualad", fueron los lemas elegidos para la protesta. Esas frases se vieron en carteles alrededor del mundo.

En Estambul, capital de Turquía, cientos de mujeres se reunieron en las calles y desafiaron al gobierno, que había declarado el estado de emergencia para impedir la movilización. Las protestas, que fueron breves, se realizaron en 14 ciudades a pesar de la restricción.

En Argentina, la multitud feminista se concentró en la histórica Plaza de Mayo, en Buenos Aires, donde miles acudieron con los polos morados que simbolizan su lucha por la igualdad. Desde allí se movilizaron hasta el Palacio Parlamentario.

Como en otros países, las manifestantes exigen mejores políticas contra la violencia de género, el respeto a sus derechos sexuales y reproductivos, el cierre de brechas laborales, entre otras demandas.

Clave

En Chiclayo, Ica, Arequipa, Tacna y Ayacucho se realizaron movilizaciones para exigir justicia, más aún cuando ya hay registrados 10 feminicidios durante enero, según cifras del MIMP.

Te puede interesar