Día Mundial de la Hemofilia: causas y recomendaciones para tratarla

Sociedad LR

Para corresponder con esta importante fecha, te compartimos algunos datos clave sobre esta enfermedad. Foto: difusión
Para corresponder con esta importante fecha, te compartimos algunos datos clave sobre esta enfermedad. Foto: difusión

Este sábado 17 de abril, se celebra el Día Mundial de la Hemofilia en honor a un hombre de negocios que padeció esta enfermedad.

Como cada año, este 17 de abril se celebra el Día Mundial de la Hemofilia, una fecha en la que se procura crear conciencia sobre esta enfermedad, así como compartir conocimientos y las investigaciones más recientes, todo para mejorar la calidad de vida de quienes padecen este mal.

¿Qué es la hemofilia?

La hemofilia fue descrita por primera vez en 1928, aunque estudios sobre sus tratamientos se remontan hasta el siglo II. Se trata de un trastorno congénito-hereditario que provoca que la sangre no coagule correctamente, lo que ocasiona sangrados excesivos cuando la persona tiene una herida o lesión, sea a nivel interno o externo.

La hemofilia puede presentarse en dos tipos: A y B. La primera es conocida como hemofilia clásica y la segunda como enfermedad de Christmas.

El 17 de abril fue elegido como el Día Mundial de la Hemofilia por ser el día del nacimiento de Frank Schnabel, un hombre de negocios de Montreal quien nació con Hemofilia A grave y fundó la Federación Mundial de Hemofilia (FMH).

Para corresponder con esta importante fecha, compartimos algunos datos claves y recomendaciones para quienes la padezcan o traten con sus pacientes.

Más frecuente en hombres

La hemofilia es una condición mucho más frecuente en hombres que en mujeres, una realidad que no es ajena a nuestro país. Así lo señala el médico peruano José Caravedo: “Esto se debe a que su herencia está ligada al sexo. De esta manera, la única posibilidad que existe de que una mujer tenga la enfermedad es que su padre sea hemofílico y su madre portadora”.

Causas

De acuerdo al especialista, la hemofilia es causada por una disminución en la producción de los factores de coagulación VIII en la Hemofilia A, o IX en el caso de la Hemofilia B. Cabe resaltar que, si bien este trastorno no tiene cura, con el tratamiento y cuidados adecuados la persona puede llevar una vida normal.

Recomendaciones

Caravedo es hematólogo en la Clínica Ricardo Palma y, desde su práctica, se animó a compartir ciertas recomendaciones y cuidados para tener en cuenta:

  • Evitar cortes, heridas y cualquier tipo de traumatismos
  • En pacientes con defectos leves-moderados, las medidas pueden ser preventivas cuando vaya a ser sometido a extracciones dentales, cirugías o biopsias.
  • En casos severos, requieren la administración del factor de coagulación, sea VIII o IX, en forma permanente.

“La enfermedad puede presentar ciertas complicaciones, pero esto depende del estado de severidad de cada paciente. Por ejemplo, en pacientes con defecto severo (menos de 1%) hay sangrados espontáneos a cualquier nivel y sangrados a nivel articular (hemartrosis)”, agregó.