Cuando Beteta dijo que renunciaría si se prueba su deshonestidad

Pese a que el cargo de congresista es irrenunciable, la fujimorista Karina Beteta lo planteó el 2016 y hoy le recuerdan tras la denuncia en su contra por doble cobro de viáticos.

Pese a que el cargo de congresista es irrenunciable, la fujimorista Karina Beteta lo planteó el 2016 y hoy le recuerdan tras la denuncia en su contra por doble cobro de viáticos.

“La honestidad es un valor sustancial, en mi caso, una sola prueba de mi deshonestidad y renuncio”. Con estas palabras, la congresista Karina Beteta (Fuerza Popular) planteó el 2016 una razón para, según ella, abandonar un cargo que es irrenunciable.

Esta expresión que publicó en Twitter el 27 de julio de dicho año vuelve a ser motivo de debate en las redes sociales. Esta vez, el trasfondo que cuestiona esta propuesta es la denuncia que la fiscalía abrió en su contra por un irregular cobro de viáticos.

tuit

De acuerdo a una denuncia periodística, Karina Beteta y otros cinco congresistas hicieron el cobro de sus cheques de S/2.800 asignados para su semana de representación, pese a estar en el extranjero durante los días que debieron estar en sus regiones.

La fiscal suprema Zoraida Ávalos, titular del Ministerio Público, imputa a los legisladores el presunto delito de peculado doloso y falsedad ideológica, ilícitos que evidenciarían la deshonestidad de los señalados si se les halla responsables.

En este marco, varios internautas han encontrado una justificación para exigir a la fujimorista que “cumpla su palabra”. Sin embargo, el artículo 95 de la Constitución Política del Perú expresa que “el mandato legislativo es irrenunciable”.

“Las sanciones disciplinarias que impone el Congreso a los representantes y que implican suspensión de funciones no pueden exceder de ciento veinte días de legislatura”, menciona el artículo, haciendo referencia a la máxima sanción que se puede imponer.

Sobre el doble cobro de viáticos, la congresista Beteta afirmó el último martes que este es una “bonificación”, algo que a su parece significa un “sueldo” adicional a su función parlamentaria.

"Esto no es viático, lo que nos asignan es una bonificación, lo que significa que es un sueldo. Es una asignación de la semana de representación. Si hay algo irregular en el manejo administrativo, corresponde a la Mesa Directiva rectificar, pero esto no es un viático, es una bonificación", señaló. 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO