Augusto Álvarez Rodrich.

Augusto Álvarez Rodrich.

Claro y directo
Economista de la U. del Pacífico –profesor desde 1986– y Máster de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, Harvard. En el oficio de periodista desde hace más de cuatro décadas, con varios despidos en la mochila tras dirigir y conducir programas en diarios, tv y radio. Dirige RTV, preside Ipys, le gusta el teatro, ante todo, hincha de Alianza Lima.

Más columnas

Augusto Álvarez Rodrich.

La libertad de expresión es para todos28 Ene 2022 | 7:28 h

Augusto Álvarez Rodrich.

3 entrevistas, y 10 balances y desbalances27 Ene 2022 | 8:33 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Defensa y elogio de la ignorancia 26 Ene 2022 | 9:20 h

Una elección sin fraude en el año 2021

La relevancia de que en la elección 2021 no hubo fraude.

La conclusión del ministerio público de que no hubo fraude en la elección 2021 debiera cerrar una herida abierta entre los electores que creyeron, alentados por los perdedores de la competencia, que les habían robado la votación.

Eso se deriva de la notificación del ministerio público al JNE del archivamiento de las denuncias sobre presunta falsificación de firmas de miembros de mesa planteadas por Fuerza Popular y su candidata Keiko Fujimori, en un proceso que demoró demasiado y que, finalmente, determinó como ganador a Pedro Castillo por solo 44 mil votos.

Fue una diferencia escasa, similar a la que le permitió a Pedro Pablo Kuczynski imponerse a Fujimori en 2016, luego de que en 2011 la brecha ante Ollanta Humala fuera mucho mayor.

PUEDES VER: Investigación de la Fiscalía ratifica que no hubo fraude electoral

Tres fracasos consecutivos en segunda vuelta deben generar un efecto traumático, pero no al punto de no desconocer el resultado y dejar en el ambiente político una sospecha tan peligrosa como la de un fraude, algo que deslegitimiza a un gobierno y sirve para darle la estocada cuando las cosas se ponen color de hormiga.

Por más frustración que el resultado haya dejado en los derrotados, es una gran irresponsabilidad deslizar la idea del fraude desestabilizador si no se tiene elementos para sustentarlo.

Esta pequeña columna siempre sostuvo que, más allá de irregularidades menores como las de todo proceso electoral, en el año 2021 no hubo fraude como el que se quiso esgrimir con una supuesta falsificación de firmas que cambiara al ganador del proceso.

PUEDES VER: Notifican al JNE el archivamiento de denuncias sobre firmas falsas en Elecciones Generales 2021

Y que, en consecuencia, guste o no el resultado que llevó a Castillo a la presidencia de la república, se debía respetar el principio elemental de que, según la legislación electoral vigente, gana la elección el que más votos obtiene.

Eso debiera ser así, aunque ya desde la campaña fuera quedando claro que Castillo no daba la talla para ser presidente del Perú. Lo cual no diluye los problemas también enormes, aunque de otro tipo, de Keiko Fujimori para lo mismo. El Perú tuvo en 2021 la peor segunda vuelta que se pudiera imaginar.

Pedro Castillo ganó la presidencia 2021 sin fraude. Ahora tiene el desafío pendiente de demostrar que su presidencia no es un fraude para las legítimas demandas de la ciudadanía.

Newsletter Augusto Álvarez Rodrich en LR

Suscríbete aquí al boletín de Augusto Álvarez Rodrich en La República y recibe en tu correo electrónico, todos los viernes, las ediciones de su programa “Claro y directo” y su columna diaria.