Columnista invitado

Columnista invitado

La República

Más columnas

Columnista invitado

Muchos perdedores, pequeños vencedores12 Abr 2021 | 14:17 h

Columnista invitado

El gas de Camisea y el desarrollo del sur09 Abr 2021 | 5:15 h

Columnista invitado

OPINIÓN: El gobierno de los “privados” y las elecciones08 Abr 2021 | 21:36 h

Columnista invitado

Política de barra brava08 Abr 2021 | 21:05 h

Minari

“Minari se da abasto para pincelar temas como las tensiones raciales y las alegorías religiosas a modo de telón de fondo mientras la abuela Soon-ja intenta acercarse a su nieto cultivando “minari” (perejil coreano) en una ribera.”

Por: Sandro Mairata (@CINENSAYOLat)

El popular Glenn de la serie The Walking Dead, Steve Yeun, revisa sus orígenes surcoreanos en esta imprescindible cinta de Lee Isaac Chung. Yeun es Jacob Yi, un obrero que junto a su esposa Mónica (Han Ye-ri) migra de California a Arkansas con un sueño en plenos años ochenta: obtener cultivos coreanos para venderlos a su boyante colonia en la contigua Texas.

Acceder a Minari es posible gracias al camino abierto por Bong Joon-ho y Parásitos, el masivo éxito prepandémico de 2019. En similar doblete a Bong, Chung escribió y dirigió Minari obteniendo un producto hermoso, esta vez partiendo de recuerdos familiares para ahondar en las tensiones de su comunidad en los tiempos anteriores al K-pop y a los doramas que hoy repletan Netflix.

Jacob y Mónica trabajan criando pollitos y para cuidar a sus dos hijos necesitan el apoyo de Soon-ja (legendaria Youn Yuh-jung), madre de Mónica. Traer a la abuela directo desde Corea del Sur causa un impacto en el hogar. Los niños se han americanizado, en especial el menor David (Alan Kim) quien rechaza a su helmeoni porque no es “como las otras abuelas”: no les lee cuentos ni cocina galletas como se ve en televisión.

Evadiendo estereotipos y divagaciones inútiles sobre tipos de arroz, Chung apunta al corazón de una identidad. “Las cosas que uno esconde son más peligrosas y atemorizantes”, escuchamos. David desarrolla un rechazo nítido y lo expresa dando de beber orines a su abuela. Es un acto extremo pero que a un coreano no sorprendería: las relaciones interfamiliares coreanas pueden tener ribetes de crueldad.

Minari se da abasto para pincelar temas como las tensiones raciales y las alegorías religiosas a modo de telón de fondo mientras la abuela Soon-ja intenta acercarse a su nieto cultivando “minari” (perejil coreano) en una ribera. Será un secreto entre ambos.

Han brinda un sólido contrapeso a Yeun como una esposa que evalúa a su marido constantemente. Es buena madre y compañera, pero no está en su sangre aceptar fracasos. Por su lado, Yeun hace de su Jacob un conmovedor patriarca. Es joven y sabe que no tendrá otra oportunidad. Es cabeza de un hogar que no necesariamente lidera.

Y Arkansas solo le brinda la vecindad de bonachones fanáticos evangélicos y una comunidad por momentos hostil. Carente de la estética actual del cine coreano mainstream, con sus colores en altísima resolución digital y rostros de porcelana, Chung presenta Minari como una serena culminación de un sueño coreano-estadounidense propio. Un sueño que, vemos, sí es posible. ❖

FICHA

  • Título: Minari
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2020
  • Director: Lee Isaac Chung
  • Protagonistas: Steven Yeun, Han Ye-ri
  • Disponible en: Amazon Prime, Google Play
  • Calificación: 4.5/5