Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador

Más del columnista

Mirko Lauer

Un año en rojo01 Mar 2021 | 5:29 h

Mirko Lauer

Pandemia28 Feb 2021 | 2:59 h

Mirko Lauer

El tractor de Alberto27 Feb 2021 | 3:36 h

Mirko Lauer

¿Es necesario este debate?26 Feb 2021 | 12:00 h

La vida con vacuna

“Debemos entender que la resistencia a vacunarse irá cediendo a medida que se sepa más sobre sus efectos benéficos en el mundo”.

Las primeras versiones sobre grupos vacunados han empezado a aparecer en los medios del mundo, y son buenas noticias. David Leonhardt, de NYT, sostiene que los hechos positivos que vienen apareciendo no justifican la negatividad del debate público sobre el tema. Se refiere a la fase de prueba y ahora a las semanas transcurridas desde las primeras vacunaciones firmes.

El dato clave para Leonhardt es que “Las cinco vacunas que presentan resultados al público han eliminado las muertes por Covid-19”. Una de las conclusiones del autor es que “lo importante ahora no son tanto los contagios sino las hospitalizaciones y las muertes”. En efecto, estas últimas reducciones están cumpliendo las promesas.

Si bien los datos sobre efectividad todavía son pocos, para Julia Marcus, de Harvard, “Las vacunas están prontas a entregar lo que la gente tan desesperadamente quiere: un final de la pandemia, no importa cuán demorado”. Por el camino las vacunas pueden hacer mucho más tolerables los contagios, y salvar a los contagiados.

En Israel, ahora célebre por haber vacunado ya a 40%+ de su población, los efectos ya se están sintiendo. Cuadros de Eran Segal muestran que en los pasados 15 días (con los mayores de 60 vacunados) el impacto en toda la población ha sido una caída de 35% en casos, 30% en hospitalizaciones y 20% en enfermos críticos.

Estos y otros datos están haciendo más penosa la espera en un país como Perú, donde la vacuna va a llegar en un momento de feroz escalada del Covid-19. El paso que va de la llegada hasta la protección/sanación de personas y una mejora de las cifras no va a ser automático. Lo cual sin duda va a aumentar la angustia, y potenciar el antivacunismo (?).

Todo lo cual configura un momento especial para cuidarse, puesto que sería doblemente trágico sucumbir al coronavirus, o por lo menos padecer uno de esos feos episodios de contagio, justo cuando vuelven a escasear los recursos y la vacuna está a la vuelta de la esquina. La idea ahora es algo así como: cuídate para que puedas vacunarte.

Debemos entender que la resistencia a vacunarse irá cediendo a medida que se sepa más sobre sus efectos benéficos en el mundo. El gobierno debería difundirlos.