Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador

Más del columnista

Mirko Lauer

4 puntos de vistaViernes 22 Ene 2021 | 15:35 h

Mirko Lauer

Una presidencia de segunda manoJueves 21 Ene 2021 | 15:08 h

Mirko Lauer

Kuelap profundoMiercoles 20 Ene 2021 | 8:30 h

Mirko Lauer

Segundo virusMartes 19 Ene 2021 | 13:21 h

Los ex, ahora muca

El presidencialismo se está desflecando un poco por todas partes.

Está en camino una eliminación de la pensión vitalicia para expresidentes de la República, y es probable que se concrete. ¿Qué clase de medida será esa? Ciertamente una punitiva: la abundancia de expresidentes perseguidos, o en la picota, o despedidos, ha desprestigiado el cargo, y esta sería una forma de hacerlo notar.

Pero quizás la medida también tiene una faceta práctica: cada vez más los presidentes pasan de Palacio a una simple prolongación de la vida política, y en esa medida no califican como ex. Una pensión sería una forma de competencia desleal.

Seguramente hay excepciones, pero da la impresión de que los ex nunca necesitaron ese dinero. Tenían dinero propio, o ganaban lo suficiente, o eran frugales. En el fondo esa pensión era una distinción, por servicios prestados a la Nación. Ese es el premio que está siendo retirado, con toda intención. Se retira pues, lo inmerecido, no lo necesario. El presidencialismo se está desflecando un poco por todas partes.

Decir que la institución presidencial está en acelerado proceso de cambio es una forma demasiado atenuada de poner las cosas. Pero al mismo tiempo el país no logra imaginarse a sí mismo como parlamentarista, hoy menos que nunca. Aunque quizás hoy todavía hay más jóvenes que sueñan con la presidencia que con una curul.

Para el gran público, con la desaparición de la pensión vitalicia se esfuma uno de los atributos mágicos de la presidencia: un buen sueldo para siempre (mientras funcione la democracia). Mucho más interesante que unos años de resguardo pagado o la condición de senador para siempre. Plata en mano, chivato en pampa.

En cierto modo el expresidente sin pensión vitalicia pasará a ser un simple mortal. A la vez tenemos en la medida un adelanto sobre el tipo de trato que podría recibir un futuro Senado, si alguna vez aparece. Malas noticias para los Olimpos políticos del pasado.

¿Y qué va a pasar con los actuales ex? Mal que bien, el suyo es un derecho adquirido. No va a ser fácil ganar una batalla político-legal que será por algo más que una cantidad de soles. Aunque también soles. Ya podemos ver a Alejandro Toledo en esa cola.