La República

La República

La República

Representación parlamentaria de los peruanos en el extranjero

Los peruanos en el exterior votaban por el Distrito electoral Lima, contribuyendo (cálculos al 2021) con poco más de un millón de votos a candidatos a los que poco o nada conocen.

Por: César Jordán P.*

La aprobación por el Congreso del proyecto de Ley que crea el Distrito Electoral de los peruanos residentes en el extranjero, plantea importantes desafíos.

Es importante detenerse en algunas objeciones, particularmente que el Artículo 93 de la Constitución estipula que los congresistas representan a la Nación (y, deductivamente, que no representan a distritos electorales). Pero este artículo señala además que los congresistas no están sujetos a mandato imperativo ni a interpelación, no son responsables ante autoridad ni órgano jurisdiccional alguno, no pueden ser procesados ni presos sin previa autorización del Congreso o de la Comisión Permanente, excepto por delito flagrante. Es decir, el sentido de dicho artículo no sería el de una representación en un sentido de circunscripción sino en uno de personificación de la Nación, de allí las disposiciones que protegen dicha dignidad.

Aunque aceptemos la deducción que los congresistas no representan a los distritos electorales con cuyos votos fueron elegidos, el hecho es que los peruanos votamos por candidatos que están en listas diferentes según el distrito electoral en que estemos empadronados y dichas listas contienen candidatos que residen en los respectivos distritos electorales.

En consecuencia, el sentido de la Ley aprobada no estaría en la representación de los distritos electorales, sino en el ejercicio del voto para congresistas por circunscripciones electorales. Los peruanos en el exterior votaban por el Distrito electoral Lima, contribuyendo (cálculos al 2021) con poco más de un millón de votos a candidatos a los que poco o nada conocen.

Pasando al terreno de las realidades políticas, votando por candidatos de su propia jurisdicción se configura, quiérase o no, una responsabilidad ante los electores con cuyos votos el congresista fue elegido y –en ese sentido- una representación de los mismos.

Los críticos esgrimen acertadamente el amplio espectro de los peruanos en el exterior, desde los trabajadores ganaderos en el oeste de los Estados Unidos hasta los obreros metalúrgicos en Japón; desde la cuidadora de ancianos en Italia, hasta el universitario en Massachussets; desde el pensionista en Israel hasta el emprendedor en Colombia. ¿Cómo dos parlamentarios interpretarán y representarán los intereses de realidades tan diversas de más de 3 millones de peruanos?

La respuesta es simple: peor es nada. Los congresistas por Lima beneficiarios de ese millón de votos no tenían la exigencia que ahora sí tendrán dos congresistas. Será un proceso de prueba y error, sin duda y tendrán que manejar problemas de los compatriotas expatriados que, a pesar de su aparente variedad, tienen tres puntos comunes: protección de derechos, especialmente en el tema migratorio; promoción de su inserción en las sociedades de acogida y de sus valores culturales; y, servicios de calidad de su Estado de origen, principalmente a través de la red consular

Otro aspecto es el de la aparentemente escasa representatividad de los así llamados dirigentes o activistas de la comunidad peruana, aunque quede fuera de toda duda su interés en trabajar por el peruano en el extranjero. La elección de congresistas impondrá nuevos y fuertes desafíos a estos dirigentes, entre cuyas filas seguramente encontraremos a los candidatos a esas dos curules, así como a los partidos políticos,

Otras consideraciones logísticas serán la modalidad de presentación y de elección; la instalación, trabajo diario y asistencia a las sesiones; la semana de representación parlamentaria; etc.

Muchos de estos problemas podrían ser examinados a través de la experiencia internacional. En Francia, desde 1948, los ciudadanos de ultramar están representados con 12 asientos en el Senado. Desde 2000, los italianos en el extranjero cuentan con 12 escaños en la Cámara de Diputados y 6 en el Senado, además, por circunscripciones: América del Norte, América Central y Sudamérica, Europa y Resto del Mundo.

Torre Tagle, gestor de la protección, promoción y servicios para los peruanos en el exterior, será el rostro del Estado para llevar adelante las elecciones en el exterior con esta importante novedad.

*Cónsul General del Perú en Turín