Humberto Campodónico

Humberto Campodónico

Cristal de mira

Más columnas

Humberto Campodónico

EE. UU.: ¿el fin del neoliberalismo?05 May 2021 | 3:46 h

Humberto Campodónico

Contratos-ley: ¿Tallados en piedra?28 Abr 2021 | 6:07 h

Humberto Campodónico

¿Al borde de la catástrofe humanitaria?21 Abr 2021 | 5:34 h

Ingreso básico universal y nueva normalidad

“Para cambiar de rumbo y derrotar al virus, en lo inmediato se necesita un Ingreso Básico Universal que incluya no solo a las personas en situación de pobreza sino a personas vulnerables de ingresos bajos”.

Es el momento de redoblar la lucha contra el virus hasta eliminarlo. El gobierno ha desplegado todos sus esfuerzos e hizo lo más importante: decretar la cuarentena. Pero también hay errores que corregir, los que se han potenciado por las políticas de los últimos 30 años de supremacía del “libre mercado”, que han tratado como “cenicienta” a las políticas públicas, sobre todo en salud y educación.

Un error central ha sido la entrega de los bonos. Se sabe que tenemos 70% de informalidad, o sea que “vive al día”, en hogares precarios -en muchos casos sin acceso al agua potable y a refrigeradores-. Así, entonces, no es posible “quedarse en casa”. Para sostener a sus familias necesitan el bono.

Se afirma que son 6.8 millones de familias las que van a recibir el bono de S/. 760, loo que equivale a S/. 5,200 millones, el 0.67% del PBI. Este dinero será gastado de inmediato: un 18% retornará al Estado vía IGV y un monto adicional por el selectivo al consumo, sobre todo combustibles. Y las empresas tendrán ingresos. El efecto multiplicador del bono reactiva la economía. No es un “gasto”.

Para que su distribución sea eficiente y rápida se puede usar la propuesta “Por un bono realmente universal” (1), dejando de lado los cuatro bonos distintos diseñados con la obsoleta “focalización” (que ha demorado la entrega) y aplicar la “focalización inversa”: “tomar como base el universo de la RENIEC y excluir a las personas con ingresos medios y altos, en base a la información de la planilla electrónica y de la SUNAT. Se requiere con urgencia una lista única”. Además, hay que usar métodos de distribución ligados a los celulares para que no haya aglomeraciones.

No solo eso. El bono de 760 fue concebido para un (1) mes. Pero la cuarentena va a durar 3.5 meses. Por tanto, debe por lo menos triplicarse a S/ 15,600 millones (5,200x3), monto muy inferior a los S/ 60,000 millones que van a recibir las empresas y que, ojo, necesitan demanda para vender. ¿El gobierno tiene ese dinero? Sí. Hay US$ 5,470 millones (S/ 18,500 millones) en el “chanchito” del Fondo de Estabilización Fiscal, a lo que se agregan S/ 30,000 millones de recursos del Tesoro en el BCR.

La pandemia ha desnudado nuestra economía: no somos el “Jaguar de América”. La “buena macro” de estos años tuvo como base, de un lado, el “boom” de altos precios de las materias primas del 2004 al 2013 y, de otro, el ahorro fiscal (que se debe usar ahora), producto de la baja inversión en la salud, educación y transporte público. Desde que terminó el “boom” la economía se estancó: tasas de crecimiento de 2 a 3% del PBI.

Esa baja inversión es la causa del colapso de nuestro sistema de salud, que está muy por debajo de la Alianza del Pacífico y del promedio de América Latina (ver gráfico). Cada vez que se quiso hacer una reforma para tener un sistema integrado, fue archivada (por ejemplo, el aseguramiento universal del 2009 y la reforma del 2013) porque no hubo apoyo financiero (no, pues, estábamos “fortaleciendo la macro”), incluida la propuesta de la Comisión de Protección Social de este mismo gobierno en el 2017.

Para cambiar de rumbo y derrotar al virus, en lo inmediato se necesita un Ingreso Básico Universal que incluya no solo a las personas en situación de pobreza sino a personas vulnerables de ingresos bajos. Hay que realizar cambios anticipatorios que nos alejen del “fundamentalismo de mercado” y su concentración oligopólica, que nos lleven a un nuevo contrato social, a una nueva ecuación entre mercado y Estado en un marco de impulso a la diversificación productiva creadora de empleos, que reduzca la informalidad. La “nueva normalidad” está en ese camino.

.

1)Ver http://www.Otramirada.Pe/por-un-bono-realmente-universal