Maruja Barrig

Maruja Barrig

500 palabras

Más columnas

Maruja Barrig

Más de cien días después29 Jun 2020 | 5:25 h

Maruja Barrig

Se apellida COVID15 Jun 2020 | 7:03 h

Maruja Barrig

Viejas descartables01 Jun 2020 | 5:44 h

Maruja Barrig

Los caminantes y los navegantes18 May 2020 | 6:03 h

Viñetas de la tercera semana

“Se llama punto de saturación cuando las opiniones comienzan a repetirse y no añaden nada nuevo. Eso pasó en estas tres semanas con los médicos, las recetas y las controversias...”.

La Bolsa o la Vida.- La discusión sobre el virus se desplazó de la Vida a la Bolsa y a las AFP. Los economistas se convirtieron en oráculos. Fueron consultados desde los tenaces defensores de “El Modelo” hasta los izquierdistas keynesianos que denuncian el neoliberalismo. Disfrazada de estridente defensa de los pobres, y con la mirada en el 2021 , se filtra la ambición de quienes buscan los reflectores.

Las empresas comenzaron a suspender los contratos de trabajo por noventa días, sin salario. En la vía de Uruguay, que aprobó la reducción de honorarios de autoridades y del sector público, Marianella Ledesma sugirió que se descuente un porcentaje del sueldo de los altos funcionarios para crear un Fondo de Emergencia. El presidente del Banco Central calificó la propuesta de tontería populista: “No por mi sueldo, que me importa un pepino”, aseguró en transparente arrogancia quien gana tres veces más que el Presidente de la República.

Mujeres, hombres y trans.- Ternura dio Vizcarra cuando intentó una elaboración sobre la población trans, que saldrá a la calle con la identidad de género que le plazca al margen de lo que señale su DNI. Valió la intención y ojalá sus órdenes se cumplan. Destemplados, los antiderechos reaccionaron y abrieron las compuertas de sus cloacas en las redes sociales.

Los toros de Acho.- La iniciativa de la Municipalidad Metropolitana para acoger a indigentes e instalarlos en habitaciones limpias y ventiladas donde se suelen asesinar toros por diversión, señaló un camino de solidaridad empañado por personajes que denunciaron un supuesto atentado a la cultura. Qué haremos con los ancianos y familias desposeídas cuando la emergencia amaine, ¿los botaremos a la calle para que se luzcan los toreros?

La saturación.- Se llama punto de saturación cuando las opiniones comienzan a repetirse y no añaden nada nuevo. Eso pasó en estas tres semanas con los médicos, las recetas y las controversias: paracetamol sí o no; tomar agua caliente o aspirar vapor; gárgaras de sal o gárgaras de sal con bicarbonato. Sin olvidar las cadenas, porque si rezas treinta avemarías o mandas a tus amigos estas bendiciones con la oración especial de San Contrito, patrón contra las epidemias, te salvaste.

Virus con corona.- Un video mostró a Toledo en USA, fuera de prisión, soplando sus velitas cumpleañeras. Luis Castañeda disfruta la cuarentena en casa desde hace más de un mes; un juez le dictaminó arresto domiciliario con la sola presentación del informe de una clínica privada sobre su salud; igual que el ex – premier César Villanueva. Pero a Susana Villarán, una jueza le rechazó su solicitud de que una Junta Médica la examinara, pese a que sus problemas respiratorios, hipertensión, lupus y 70 años, la convierten en una persona en riesgo. No hay posibilidad de coronavirus en el penal, aseveró la jueza travestida en epidemióloga. Cinco casos, reportados ayer desde las cárceles, la desmienten. Villarán es una amiga, si no lo fuera, igual reclamaría por este trato tan desigual.

Auxilio.- En las primeras dos semanas de cuarentena, se registraron dos feminicidios. La Línea 100 recibió 5 mil 438 llamadas de auxilio. Se atendieron a 538 mujeres agredidas, 25 de ellas fueron llevadas a centros de refugio temporal. Se denunciaron 43 casos de violación, 27 de ellos en niñas. Qué paradoja: con sus hijas y sus mujeres, que no se meta el Estado, para eso estamos nosotros, amorosos familiares, podría ser el nuevo lema de CMHNTM.