Twitter: se quejó que ganaba muy poco y causó repudio al revelarse la verdad

Una trabajadora le envió un carta abierta a su jefe, pero solo consiguió un dura lección en Twitter.

Una trabajadora le envió un carta abierta a su jefe, pero solo consiguió un dura lección en Twitter.

Dura lección a trabajadora. En Estados Unidos, una trabajadora, no conforme con su sueldo, le envió una carta a su jefe para decirle que ganaba demasiado poco y hacerles otros reproches sobre su suelo, pero la respuesta del ejecutivo vía Twitter la dejó en vergüenza.

PUEDES VER: Agricultor desata pasiones en Facebook y cientos de usuarias buscan identificarlo | FOTOS

Los reclamos de Talía Jane parecían tener toda la razón, pero su jefe, Jeremy Stoppelman (gerente del departamento de atención al cliente de Eat24), reveló algunos detalles que dejó mal parada a la muchacha. Ella le había mandado una carta a través de Medium y le explicaba lo siguiente:

“¿Me pagarás la factura telefónica? T-Mobile acaba de comunicarme que tengo una factura sin pagar. Acabo de recibir mi sueldo ayer ($733,24, cada dos semanas), pero tengo que ahorrar todo lo posible para pagar mi alquiler ($1.245) de un apartamento que está a 50 kilómetros del trabajo, porque es el sitio más barato que podía encontrar con acceso al tren, que me cuesta $5,65, solo para ir al trabajo. Eso son $11,30 al día, por cierto. Yo gano $8,15 a la hora, después de impuestos. Además tengo que pagar el gas u la electricidad. El mes pasado fueron $120. De acuerdo con una infografía en la página de PG&E, ese costo fue porque usé mi calentador. Desde entonces he dejado de usar mi calentador”

“¿Alguna vez has intentado dormir completamente vestido bajo varias mantas solo para no coger frío y tener que faltar al trabajo? ¿Alguna vez te has bebido un litro de agua antes de acostarte para poder dormirte sin despertarte al cabo de unas pocas horas con dolores estomacales porque la última vez que comiste fue en el trabajo? Hoy me he levantado con dolores de estómago. Me he hecho un bol de arroz”.

Tras algunas horas, la mujer actualizó su post y contó que la habían despedido. “A las 5:43p. m. me han echado oficialmente de la compañía. No era algo planeado, pero cualquier ayuda hasta que encuentre un nuevo empleo sería apreciada. Muchas gracias por ayudar a que se escuche mi historia”, publicó la joven, dejando una serie de datos para que los usuarios le pudieran enviar dinero para poyarla.

Sin embargo, no todo había acabado para la trabajadora. Stoppelman le respondió en cinco tuits, los mismos que hicieron arder la red social en contra de la muchacha.

“1/5 Ayer por la noche leí la contribución de Talía a Medium y quiero reconocer su argumento de que el costo de la vida en San Francisco es demasiado alto”.

“2/5 He estado enfocado en este tema, apoyando a la asociación de arrendadores de San Francisco y hablando frecuentemente sobre la necesidad de bajar el precio del alojamiento”.

“3/5 No he estado involucrado personalmente en el despido de Talía y no ha sido porque haya compartido una carta abierta en Medium dirigida a mí.”

“4/5 Hay dos caras para cada historia de Recursos Humanos, así que el ejército de Twitter baje sus armas. La realidad del costo de la vida tan alto en el área de la Bahía es…”

“5/5 que los trabajos de más bajo nivel emigran a donde el costo de la vida es más barato. Ya hemos anunciado que estamos haciendo crecer el soporte de EAT24 en Arizona por esta razón”.

La joven parecía haberlo planeado todo, y así lo reveló uno de sus tuits. “¿Me despedirán por mencionar directamente a nuestro CEO pidiendo por un sueldo para vivir? ¿Pedir limosna en público es digno de despido, o simplemente no mola?”, había publicado la joven días antes.

Es más hasta bromeó poco antes de publicar su carta: “Ojalá tuviera una presencia online más penetrante para que la gente me mande dinero sin tener que hacer nada. Por otro lado Kanye tiene una presencia online muy penetrante y Mark Zuckerberg no le ha dado 53 millones así que mis probabilidades no son muy buenas en cualquier caso”.

Y su situación económica tampoco parecía tan complicada, como ella explicaba en su carta. Al menos eso revelaban algunos de sus anteriores tuits donde hacía alarde de sus compras y gustitos. 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO