Una fábrica distinta en Campoy

La fábrica funciona en Campoy y ocupa cuatro casas en las que los ataúdes pasan por diferentes procesos. Este que se ve en la foto es de cartón prensado. Fotos: John Reyes/La República

Nueva normalidad. Una carpintería tradicional de San Juan de Lurigancho tuvo que cambiar ligeramente de rubro por la pandemia. Hoy fabrica ataúdes para víctimas del COVID-19: los hay de cartón y metal ligero.

La República
27 Jun 2020 | 5:57 h

Por: John Reyes (Texto y fotos)

Cartón

La fábrica funciona en Campoy y ocupa cuatro casas en las que los ataúdes pasan por diferentes procesos. Este que se ve en la foto es de cartón prensado. Es tan ligero que el muchacho puede cargarlo sin problema con las dos manos.

Latón

Un ataúd económico para víctima de Covid-19 es el de latón. La fábrica ha habilitado un espacio especial para soldarlos.

PUEDES VER Hambre en Arequipa: claman por apoyo en Cerro Colorado

Blondas

La parte interna de los ataúdes es forrada con algodón, esponja y blondas blancas.

Pintado

Los ataúdes de lata son pintados con un sellador que impide que se oxiden cuando están bajo tierra o en los nichos. Luego son pintados con un barniz de color madera.

PUEDES VER Testigos de la crisis

Medidas

Antes de ponerlos en venta, los obreros de la fábrica miden si las tapas de los féretros son exactas. Si no, vuelven a iniciar el proceso de construcción.

Sin color

Los ataúdes blancos son solicitados para despedir a niños y mujeres. Tienen un precio mayor por el acabado que simula el mármol.

Newsletter Alerta LR

Suscríbete aquí a la Alerta Web de La República y recibe en tu correo electrónico las noticias de último minuto al instante.

Video Recomendado

Lazy loaded component