“Mucha gente conoce más a Romeo y Julieta que a Shakespeare”

La República
15 May 2018 | 13:37 h

Hoy y el 23 de mayo, Bruno Odar presenta el unipersonal La Materia de los Sueños, inspirado en los personajes femeninos de Shakespeare, en el Teatro Británico de Miraflores.

Bruno Odar conoció la actuación a los 17 años y supo que quería pasar el resto de su vida actuando. No solo es uno de los actores más respetados del país -también resalta por su trabajo como profesor- y hoy, se pone en la piel de 14 mujeres inspiradas por Shakespeare y condenadas a la tragedia.

PUEDES VER ¿Qué es el Síndrome de Guillain Barré? Estos son sus síntomas, tratamiento y riesgos

¿Cómo se crea la obra La Materia de los Sueños y por qué la elección de William Shakespeare?

Este unipersonal lo escribió Julio Pincheira, un chileno. Yo tenía muchas ganas de volver a hacer teatro y le pedí algo en el que estuvieran los personajes masculinos de Shakespeare. Luego él me lo entregó, pero me di con la sorpresa de que eran 14 trágicos personajes femeninos.

¿Y qué tan difícil fue para ti interpretar a 14 mujeres?

Creo está en mi ADN. Es como si todas estuvieran en un solo personaje, como ver a una mujer en diversas facetas; y eso lo hace actual.

Tienes 3 hijas y una esposa, además de tu hijo. Vives rodeado de muchas mujeres.

Sí. Siempre me llamó el tema femenino porque creo que dentro de nuestra sangre tenemos antepasados masculinos y femeninos. En mi caso, en mis antepasados, hay mujeres que han sido atormentadas y también personajes machistas.

Hay prejuicios o situaciones en los personajes de Shakespeare que siguen vigentes.

Exacto, La Materia de los Sueños también habla de cómo somos invadidos de los sueños que nos vende el sistema. Les meten en la cabeza a las mujeres que deben ser delgadas, por ejemplo, y a los hombres no les dicen nada. La obra habla de eso, de lo que nos venden, que es nada; eso es lo más gracioso. Eso se vende todos los días y nosotros lo pagamos.

Por eso la elección de los personajes de Shakespeare.

Sí, si estuviéramos en un sistema de vida distinto, las obras las veríamos como algo que quedó en el pasado. Luego de 400 años, se presentan casos similares. Lo bueno es que estamos cambiando.

¿Quieres seguir haciendo obras de este tipo, sobre la igualdad entre mujeres y hombres?

Hay un tema que me está dando vueltas. Tengo 3 hijas y creo que en el teatro no se ve mucho por lo que atraviesa una niña cuando se convierte en mujer. Es un tema tabú y viendo a mis hijas crecer, y las conversaciones que tengo con mi esposa sobre eso, espero hacer una obra dirigida a las adolescentes. No se habla mucho sobre eso. Están tan expuestas y a veces tienen un grado de culpabilidad.

Que no debería existir.

Así es. A mí me da vueltas en la cabeza ese tema todos los días y por eso nuestro granito de arena es la obra, en la que al final siempre hay un conversatorio sobre cómo prevenir la violencia. Me preocupa que los niños no hablen con sus padres. Yo, por ejemplo, quiero mucho a mi papá, pero jamás hablé con él.

¿Y con quién conversabas?

Ese es el problema, que tienes amigos que no te aconsejan bien o cometes errores que pudiste evitar.

Teniendo en cuenta que es un unipersonal en el que actúas, ¿qué tan complicado fue a la vez desempeñarte como director?

Llamé a mi asistente, que se llama Jorge Medina, y mi esposa Julia, que es actriz. También me apoyé en el punto de vista de mis hijas y mi hijo. Mucha gente conoce más a Romeo y Julieta que a Shakespeare; quiero que lo sientan más cercano.

Llevas décadas enseñando, formando actores. ¿Cómo aprendes tú a actuar?

Tenía 17 años y hubo un casting para un musical. Fui con mi hermana y no lo pasé, entonces sentí una frustración y a la vez una atracción por la actuación. Era tímido, medio nerd y como no sabía qué estudiar, mi madre me aconsejó entrar al TUC para superar la timidez. Me gustó y crecí a la par con la actuación. 

Video Recomendado