Reynaldo Arenas revela que recibió amenazas tras criticar a Los otros libertadores, serie de Latina

Para el actor Reynaldo Arenas, la producción solo quiso enfocarse en lo comercial y vender morbo. El artista peruano recibió el respaldo de sus seguidores, pero también ganó detractores.

Reynaldo Arenas deja en claro que está en todo su derecho de decir lo que piensa y no se callará ante amenazas. Foto: captura Latina
Reynaldo Arenas deja en claro que está en todo su derecho de decir lo que piensa y no se callará ante amenazas. Foto: captura Latina
Patricia Lobato

A inicios de octubre, Reynaldo Arenas generó gran controversia al lanzar duras críticas por la decepción que le causó Los otros libertadores, serie que Latina anunció con bombos y platillos, ya que la primera historia emitida fue la de Túpac Amaru, personaje que el reconocido actor de 77 años interpretó en la década de los 80.

Arenas, quien también fue parte de esta nueva serie y dio vida a Francisco Condorcanqui, tío de Túpac Amaru, manifestó su molestia porque, según su opinión, el proyecto fue mal editado y se borraron escenas que permitían haber contado mejor la historia de este recordado personaje.

“No me queda nada más que decir, qué lamentable es tirar por la borda todo un trabajo extremadamente duro y realizado con mucha pasión”, escribió aquella vez el actor en Facebook, generando todo un revuelo, ya que muchos seguidores y televidentes le dieron la razón.

Reynaldo Arenas crítica a Los otros libertadores. Foto: Reynaldo Arenas/Facebook

PUEDES VER: Reynaldo Arenas: “La televisión está llena de basura que no aporta nada”

Tras esta polémica, Reynaldo Arenas conversó con La República y explicó el porqué de su furia contra Los otros libertadores. Asimismo, reveló que sus duras críticas le valieron varias amenazas.

Muchos usuarios apoyaron su opinión sobre la serie de Latina

Si pues. Al contar una historia se tiene que hacer tal cual, y no por los intereses de ciertas personas. Cuando se nos entregó el libreto era hermoso. (Fue) Mal editada, se repetían escenas y se volaron escenas maravillosas y entonces yo decía: “dos semanas levantándome todos los días a las 4.00 a. m.- porque teníamos que estar a las 5.30 a. m. en canal 2 para ir a filmar-, todo el mundo poniendo el mayor esfuerzo y aceptando todas las condiciones para ver un producto que a mí se me caían las lágrimas y preguntaba ‘¿qué es esto, por Dios?’”.

Reynaldo Arenas cuestiona la falta de conocimiento sobre la historia de Túpac Amaru

“Al final, por ahí me enteré que lo editaron en Colombia y por supuesto el editor no tenía idea de la historia peruana. Se enfocó en hacer un programa comercial con el morbo, ellos son héroes, son humanos, pero hay cosas más importantes que resaltar. A mí me enfadó muchísimo porque esto no es lo que yo he hecho”, comentó.

Reynaldo Arenas interpretó a Francisco Condorcanqui en Los otros libertadores. Foto: captura Latina

PUEDES VER: Reynaldo Arenas y sus críticas más mordaces sobre la pantalla chica de los últimos años

Fue amenazado por criticar serie de Latina

El actor de 77 años, Reynaldo Arenas, explicó que hizo público su reclamo por un tema de respeto a su larga trayectoria y todo el esfuerzo que le puso a su papel en Los otros libertadores. No obstante, así como muchos lo apoyaron, otros lo amenazaron.

“Lancé mi protesta por respeto a mí mismo, respeto a mi trabajo y respeto a la historia. Así como me han apoyado, también me llamaron para amenazarme por teléfono, a decirme: ‘Tú con qué derecho (criticó la serie), eres un antipatriota’. Yo entiendo el esfuerzo y aplaudo la decisión de canal 2 de reproducir la historia, pero háganlo con criterio, hay que llamar a gente capaz, consultar los libros, asesores. La televisión no es solo comercial, también sirve para educar, ¡por Dios! Si vamos a hacer las cosas bien que sea así, no contemos tonterías, no se aprovechen de nuestra imagen”, señaló.

Lazy loaded component

Desafíos, su personaje como Túpac Amaru y más

Con la larga trayectoria que tiene, ¿cuál cree que ha sido su máximo desafío?

Muchos, porque cada trabajo es un desafío para el actor. Me acuerdo que en el año 92 estuvimos en Alemania y Polonia, y se cumplían los 500 años del descubrimiento de América. Nosotros fuimos a romper una frase: “92 Europa, encuentro de dos culturas”. Fuimos tan valientes que aterrizamos en Europa a cambiarlo, porque no fue el encuentro de dos culturas, fue el aniquilamiento de la cultura, porque los europeos cuando llegaron (a América) encontraron toda una civilización bien formada. Yo fui por una semana y me quedé por 8 meses contando esta historia que nos pedían las universidades, colegios, institutos. Era contar la verdadera historia de América y eso fue un reto enorme. En ese momento estábamos pasando la última parte del terrorismo y la gente se enteró de que en esta parte del continente había una guerra civil cruel e inhumana.

PUEDES VER: Reynaldo Arenas: usuarios apoyan al actor por sus críticas contra la serie Los otros libertadores

Otro desafío también fue Túpac Amaru, lo cual nos llevó más de un año filmar, no se terminaba. Empezó en el año 83 en el tiempo de la explosión fuerte del senderismo.

Fue una producción peruana- cubana, y por ser cubana ya nos asociaban con el comunismo. Se nos cerraron muchas puertas, yo no podía cortamente el pelo, no podía engordar. Al final, las consecuencias fueron estupendas porque Túpac Amaru ganó muchísimos premios.

Túpac Amaru es uno de sus personajes más recordados

Sí, pero también ahora estoy haciendo otro personaje que es muy hermoso. Estamos por terminar la película del poeta César Vallejo, una cinta que me está dando grandes satisfacciones. Hablar de él es hablar de un gran genio. Esta película me está dejando una huella imborrable y me llena de orgulloso.

También hicimos el Señor de Sipán para Discovery Channel y National Geographic, fue un trabajo minucioso. Y es un poco también porque tengo los prototipos del hombre peruano, yo soy indio cusqueño, tengo todas las facciones del hombre del ande y es un punto a favor. También se avecina un gran proyecto para ser Túpac Yupanqui. Qué lindo ¿no?.