Jely Reátegui “Estamos llenos de doble moral”

Redaccionlr
Redaccionlr
08 Oct 2017 | 13:00 h

entrevista. La actriz interpreta a una bailarina de pole dance. “Lo sexy no tiene que ver con el físico”. Sobre lo que opinó de los ‘chicos realities’ sostiene: “Siempre digo lo que pienso”.

Como “un delirio” define Jely Reátegui la comedia ‘El primer caso de Black & Jack’, en el que dos detectives y una bailarina salen a escena iluminados por la luz roja de un night club, acompañados de música y varias frases que no esperaría el público más conservador. La actriz, “partidaria de perder el miedo”, inicia el ‘desenfreno’ cuando se escucha ‘Fresa salvaje’ y aparece bailando pole dance. Pero la obra también es un pretexto para burlarse de los prejuicios y de lo femenino y masculino. Como artista, durante un tiempo la encasillaron en ciertos personajes. “De la loquita, la ‘achorada’, la niño-niña”.

Bromean con un tema que es hasta debate.

Como sociedad estamos hiperatrasados porque no tenemos la capacidad de burlarnos de nosotros mismos y afrontar las cosas como son. Estamos llenos de esa doble moral asquerosa, todo es como: ‘no hay que decir eso’.

Esta, como otras producciones, ya no tiene un estereotipo sobre cómo es ‘una mujer sexy’.

Sí y algo que me encanta es que el night club se llame ‘Little tites’(Tetas Chiquitas). Es un detalle que dice un montón: ‘igual son sexys las tetas chiquitas, no las necesito tener enormes’. Igual es una mujer exuberante.Yo no lo soy.

¿Y te ha costado serlo?

Mucho. Tuve que desaprender los prejuicios que tenía sobre mí, sobre mi cuerpo, sobre mis energías, sobre mi feminidad. A lo largo de mi vida, no me han considerado una muy mujer femenina y no me interesaba encajar. Pero esas cosas que me han dicho, también me las creía. Entonces, cuando empezaba (los ensayos), tenía que mover el poto o hacer un juego sexual, no me sentí capaz, porque me sentía rídícula, me daba vergüenza.

Magdyel Ugaz ha tenido que lidiar con las críticas desde antes de ser ‘Colorina’. ¿Cómo asumen los actores personajes así?

Tiene que ver la actitud, creérsela. No tiene nada que ver con físico. Mido un metro 56, tengo el pelo corto, soy medio ‘paquetito’, no encajo con lo que me han dicho que es ser así y no me interesa, me siento contenta con lo que he aprendido.

¿Esta obra es para convencionales o quizá se pueden parar e irse?

Probablemente se paren y se vayan(risas). Pero eso sería maravilloso también, porque cuando pasa, quiere decir que has tocado a alguien, que esa persona se ha sentido identificada, o le has movido una fibra que no quiere ver.

“digo lo que pienso”

Lo sexy para Jely “es subjetivo” como “casi todo en la vida”. Es frontal y quizá por no buscar ser ‘políticamente correcta’ tuvo un episodio mediático al hablar del desempeño actoral de los ‘chicos realities’ que se aventuraban como protagonistas de telenovela.

¿Te trajo problemas laborales opinar de tus compañeros?

Siempre digo lo que pienso. ¿Si fue para mal o para bien? Todo es para bien, mientras uno se construya en el camino y haga cosas de buena onda y con el afán de mejorar. No hay nada malo. ¿Problemas? Para nada.

‘Fragmentos’(en la PUCP) también es crítica con varios temas actuales. ¿No?

Creo que mi generación tiene cosas que decir, en el formato que sea. Hay la necesidad muy grande de criticar cosas que no están bien. Ahora tenemos una carencia y necesidad de afecto, esos son nuestros dramas ahora: cómo nos relacionamos con el otro, desde la verdad y no desde la máscara. El teatro es una herramienta muy poderosa para poder humanizar a la gente de nuevo.