“Difícil de revertir desaprobación de autoridades de Arequipa”

La República
27 M06 2019 | 09:05h

Federico Rosado - Catedrático

La encuesta realizada por el Grupo Idessia, publica hoy en La República, demuestra que el gobernador de Arequipa Elmer Cáceres y el alcalde Omar Candia son autoridades que vienen haciendo una mala gestión. En el caso del gobernador, cuyo porcentaje de aprobación es 13.76%, si uno lo tratase de llevar a la escala vigesimal de calificación utilizada en los colegios, este tendría 03. Lo mismo ocurre en el caso de Omar Candia. Su 12.16% sería el equivalente a un 02. También hay que compararlo con los resultados de la elección. Fueron elegidos con bajos porcentajes y eso casi no varió.

Si se hace una comparación histórica con los niveles de aprobación de otras autoridades, uno se da cuenta que estas son las autoridades con poco respaldo. Otros como Simón Balbuena, Yamel Romero, Juan Manuel Guillén y hasta el propio Alfredo Zegarra nunca llegaron a tener tan escaso apoyo. Lo preocupante es que las autoridades ni siquiera llegan al año de gestión. No me imagino cómo terminarán sus gestiones. Esta situación es muy difícil de revertir.

PUEDES VER: Autoridades de Arequipa con la aprobación por los suelos, según encuesta de Idessia

En estos seis meses no se hizo nada para solucionar los tres problemas mencionados por la población en esta encuesta: seguridad ciudadana, corrupción, transporte. Ni siquiera se ha escuchado una propuesta, por el contrario, aumentó el caos vehicular por obras desarrolladas sin planificación.

En cuanto a los resultados de los congresistas, me causa cierta extrañeza, porque existe el voto preferencial. El 40% conoce el nombre de algún congresista y el 60% no. En el caso de Sergio Dávila y Miguel Román, es entendible porque la encuesta se realizó en distritos de Arequipa provincia y ellos fueron electos principalmente por electores de las provincias de Camaná e Islay.

El “no sabe” está dentro de los estándares de comportamiento normal. Siempre se dice que hay un porcentaje indiferente. La aprobación es bajísima.