¿Qué implica reducir a 10% la tasa de actualización en la ley de concesiones eléctricas?

Propuesta presentada por la parlamentaria Carmen Omonte conllevaría a una reducción en el monto de facturación de la tarifa eléctrica, señaló especialista Rafael Laca.

La Republica
Economía LR

Este lunes, la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso debatió el proyecto 5108/2020, presentado por la parlamentaria Carmen Omonte de Alianza Para el Progreso y que busca reducir la tasa de actualización utilizada para la facturación de las tarifas eléctricas.

De acuerdo a la propuesta legislativa, se plantea modificar de 12% a 10% la tasa mencionada.

PUEDES VER Osinergmin: Beneficio del Bono Electricidad se reflejará en los recibos de agosto

¿Qué implica esto? De acuerdo con Rafael Laca, especialista en energía, la tasa de actualización es la tasa interna de retorno para las inversiones. “Para atraer las inversiones, se fijó esta tasa de 12%” durante la primera gestión presidencial de Alberto Fujimori, explica.

Como señala el PL en sus exposición de motivos, el 12% se mantiene desde 1993, indicando que el contexto del país ha cambiado desde entonces, apuntando a que se redujo el riesgo país. Según JP Morgan, para el 6 de agosto este riesgo país estaba en 1,08%.

Reducir al 10% la tasa de actualización conllevará a que “los inversionistas van a ganar menos, pero, por otro lado, el usuario va a ser beneficiado con una tarifa eléctrica menor”, sostuvo Laca a La República. El impacto en la tarifa se vería en los tres segmentos: generación, transmisión y distribución de energía.

En una anterior sesión de la comisión, el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin) sustentó -en base a un estudio de Mercado Energético Consultores- un estimado de reducción de tasa de actualización a entre 9,48% y 10,52%, tomando en cuenta el costo de capital promedio ponderado y el modelo de fijación de precios de activos de capital, respectivamente.

En el caso de bajar a 10% la tasa, se disminuiría en 1,81% el monto de la facturación final del usuario regulado. A modo de ejemplo, si el usuario paga 50 soles mensuales de tarifa eléctrica, se reduciría en 91 céntimos el monto ya con la nueva tasa.

Sin embargo, hubo rechazo de parte de las empresas distribuidoras de electricidad. En la última sesión de la comisión, Javier Muro, gerente general de Distriluz -que abarca a 4 empresas estatales de distribución de energía-, consideró que la reducción “afecta a las empresas distribuidoras”, más que a las de generación o transmisión de energía. Explicó que en la tarifa eléctrica, un 30% del precio va a las distribuidoras, mientras que un 50% a las generadoras y un 20% a las de transmisión. Sin embargo, un 14% del precio es de inversiones, comprendido en el monto hacia las distribuidoras.

A su vez, Tatiana Lozada, gerenta de regulación de Enel, indicó que la reducción tendrá un impacto bajo en la facturación del usuario regulado. “Sin embargo, ese cliente es el que más necesita de la inversión que realicemos”, explicó.

Las inversiones acumuladas con este porcentaje llegan a los 27 mil 400 millones de dólares aproximadamente, señala Muro. De ello, 3 mil 300 millones de dólares se invirtieron en empresas estatales y públicas.

Con la norma, indica, Distriluz tendría pérdidas anuales de 65 millones 500 mil soles, que se sumaría al estimado de 120 millones 600 mil soles que calculan perder este año por concepto de ingresos.

A su vez, Enel considera que la normal conllevaría a que sus ingresos disminuyan un 11% anual, mientras que se perdería el 31% de sus inversiones.