Diligencia y eficacia

Trasladar a la ayuda a las empresas y al empleo la diligencia de los programas sociales.

Editorial Editorial
09 Abr 2020 | 5:56 h

El Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) ha dejado expedita la plataforma para el pago del bono de 380 soles a 780 mil trabajadores independientes, que se suman a los otros peruanos en situación vulnerable que ya hicieron el cobro de este subsidio público.

Los trabajadores independientes que han sido identificados, aquellos que figuran en el Padrón General de Hogares (PGH) del Midis con la clasificación socioeconómica de no pobre, residen en los ámbitos geográficos con mayor vulnerabilidad sanitaria, no son beneficiarios de los programas sociales, no están en las planillas del sector público o privado y tienen ingresos menores de 1.200 soles.

Es meritorio que en poco tiempo se haya podido elaborar un plataforma de pagos identificando a beneficiarios, la mayoría informales, y que el pago se efectúe con dinero electrónico. Ambos logros contribuyen a la optimización de las políticas sociales y patentizan el desarrollo del recurso humano del Estado para las tareas de la inclusión social.

Instalados los instrumentos para proveer de ayuda a por lo menos 3,5 millones de familias, que importan alrededor de 12 millones de personas, estos servirán para probables nuevas entregas considerando los estragos de la pandemia y la cuarentena en el empleo y la creación de bienestar.

Esta saludable rapidez del Estado y la claridad de las medidas y beneficiarios deben trasladarse a las otras decisiones, especialmente a las que intentan ayudar a las empresas, evitando la confusión y que las normas emitidas sean distintas a las anunciadas. De hecho, se advierten diferencias entre el diseño inicial de los 30 mil millones de soles planteado por el BCR y las medidas dispuestas por el MEF, de modo que un porcentaje de empresas que requieren ayuda no la recibirán, y otras que la requieren por más tiempo no serán objeto de créditos ni del plan de garantías por el plazo inicialmente anunciado. De la reducción del alcance de las medidas, las más perjudicadas serán las pequeñas y medianas empresas, con la consiguiente caída de decenas de miles de empleos, lo que provocará mayores presiones sociales.

El Estado está realizando esfuerzos inéditos para encarar en varios frentes la emergencia, y en buena parte de actividades lo hace con diligencia y efecto positivo. Este desempeño debe extenderse a una de las partes más neurálgicas de la sociedad, la economía, afectada por la pandemia. Lo que ahora no se haga en relación con la protección de los empleos y la cadena de pagos será muy difícil recuperar en el mediano plazo.

Video Recomendado

Lazy loaded component