Exportaciones de conservas y pescados congelados se ven afectadas por burocracia

La Republica
Paita

Las pesqueras peruanas deben esperar hasta cuarenta días una vez que está listo el producto para poder embarcarlo porque deben tramitar certificaciones sanitarias.

Por: Christian Alcalá

Paita, en la provincia de Piura, es el principal puerto del país en lo que respecta a pescado para consumo humano. Dicho terminal estima una facturación de 1.300 millones de dólares entre las 20 empresas que hay en la zona para el 2019, siendo una industria que crece cada año.

Sin embargo, la burocracia afecta la actividad pesquera enormemente. Según narra Carlos Milanovitch, presidente del Comité de Pesca y acuicultura de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), SANIPES no les permite exportar su stock de forma inmediata. Esto, a pesar de que sus plantas industriales cuentan con certificaciones internacionales que exigen inspecciones.

PUEDES VER: Produce descarta el ingreso de pesca industrial en las millas 1 y 5 del litoral peruano

En cambio, los productos pesqueros terminados pueden ser embarcados con mayor rapidez en Ecuador, Chile y otros países.

Milanovitch indica que “la ineficiencia” de Sanipes hace que el exportador espere hasta 40 días una vez esté listo el producto, ya que debe de obtener las Analíticas y Certificados Sanitarios requeridos para embarcarlos, y con costos que superan largamente los dos mil dólares por contenedor, lo cual perjudica a las empresas.

En este contexto, a las compañías peruanas de congelados y conservas se les hace difícil competir en igualdad de condiciones con los exportadores de países vecinos.

Milanovitch proyectó además que en el puerto de Paita se genera más de 25 mil puestos de trabajo directos gracias a la pesca para consumo humano.

Exportaciones

Antonio Bologna, gerente general de Sea Frost, sostiene que en lo que va del 2019 se han hecho envíos de 80 millones de dólares en atún, y se proyecta llegar a los 120 millones de dólares este año. Esto, a pesar de que el país no cuenta con una flota propia, es decir, las exportaciones proceden de capturas de pescadores artesanales.

En cuanto a las exportaciones de consumo humano, este año se ha alcanzado los 732.982 millones de dólares entre empresas de Piura y Tumbes.