Se desploman los mercados bursátiles del mundo: ¿qué está pasando?

La República
6 Feb. 2018 | 00:28h

El índice Dow Jones ha perdido más de 1.500 puntos tras el pánico generado por los datos del empleo en EE.UU ; es el desplome más significativo de su historia.

Los mercados de valores en todo el mundo están cayendo producto del temor que surge desde EE.UU. Los principales índices en Nueva York, Londres y Tokio, se han desplomado estrepitosamente. Y el indicador clave del miedo de inversores se ha disparado a su nivel más alto en más de dos años.

¿Qué está pasando? "Es como el chico en la fiesta infantil que, después de llenarse de pastel y helado, se come un galleta más y eso lo pone al borde", sostuvo David Kelly, principal estratega global de la firma JPMorgan Asset Management.

PUEDES VER  Jerome Powell juramentó como presidente de la Reserva Federal de EEUU

Los mercados de Estados Unidos. siguen cambiantes tras la campanada de apertura. En Asia y Europa, siguen cayendo los mercados, en Nikkei de Japón se registró 4,7%, en Hong Kong un 5,1% y el FTSE 100 de Londres cayó un 2%.

Estas caídas han llegado tras la caída del Dow de 1.1175 puntos, o 4,6%, declive que ha sido el más grande del índice en un solo día.

¿Por qué está sucediendo?

Debido a las preocupaciones. Una es la de que la Reserva Federal de Estados Unidos eleve sus tasas de interés más rápido de lo esperado. Esto ha desencadenado un aparente inflación. Cuando estas tasas de interés aumentan bruscamente, las acciones suelen caer, y esto genera problemas en los mercados de bonos.

"Esta corrección es un desarrollo saludable para los mercados en el largo plazo, y el mercado alcista de acciones, aunque sangriento, no está roto", escribió Scott Minerd, director de inversiones globales de Guggenheim Partners, como señala CNN.

Estos problemas en Estados Unidos han afectado a los mercados globales, ya que el dólar es la moneda de referencia para los inversores de todo el mundo. Así que lo que suceda en Wall Street casi inevitablemente se propaga por todo el mundo, Londres y Tokio, son extremadamente sensibles a cualquier cambio en este.