María Pía: La reina del like

Juana Gallegos

juana.gallegos@glr.pe JuanaGall

25 Oct 2020 | 12:38 h
La ex conductora de EEG grabando un clip para TikTok en el interior de su casa.

Quien dice que no ha visto sus videos de TikTok miente. La exconductora de TV se convirtió en un fenómeno de las redes sociales durante la cuarentena. Sus seguidores podrían llenar estadios. Hace semanas lanzó Like, su primer videoclip musical.

Si alguien es omnipresente en las redes sociales esa es María Pía Copello. La vemos en Instagram bailando la conga con paso coreográfico con su mamá Luisa, su sobrina Micaela y su hija Catalina en el jardín de su casa. La vemos en YouTube, en un tutorial de tie dye, o cómo teñir polos, para matar el tiempo en el encierro. La vemos en TikTok, luciéndose en el último challenge de Relación remix de Rosalía. María Pía está virtualmente en todos lados. Y tiene millones de seguidores que comentan sus videos, que le escri- ben pidiéndole saludos, que la adulan, que la critican. Son tantos que se podrían llenar varios estadios nacionales con ellos.

Así como la tele tiene reyes y reinas del rating, las redes sociales también tienen su propia realeza y María Pía forma parte indiscutible de ella. La exconductora de Esto es guerra se ha hecho un lugar en las plataformas digitales y se distingue por producir videos de entretenimiento familiar que la gente premia dándole miles de likes a diario. Esa popularidad hizo que ganara el premio como mejor creadora de contenido celibrity del Top Influencers 2020, un concurso que premia a las caras y las mentes más creativas del mundo virtual.

María Pía ha llevado a nivel profesional lo que muchos con- siderarían un pasatiempo. Esos videos coreografiados y de transiciones ingeniosas que sube a su cuenta de TikTok, que duran apenas quince segundos y la han convertido en ‘la reina del like’ de la app china, requieren de un trabajo minucioso. La influencer tiene un equipo de producción, entre camarógrafos, editor de video, maquilladora y peinadora, con los que planea cada detalle de sus piezas audiovisuales.

Cada chiste, playback y challenge que sube está fríamente calculado, aunque ella dice que cualquier mortal puede hacer un TikTok exitoso: “Las redes son muy versátiles. Lo puedes hacer en pijama, sin maquillaje, despeinada o producida si quieres, como te dé la gana. Cualquiera puede ser influencer y no tienes que ser famosa”.

Los no habituados a las redes sociales deben saber que los influencers que logran formar una comunidad virtual de millones de seguidores pueden obtener ingresos por ello. Las empresas están a la caza de representantes en el mundo online para promocionar sus productos. Es el caso de Copello, quien es embajadora de marcas como Samsung, Crocs o Renzo Costa. Eso quiere decir que promociona sus productos con regularidad y recibe una compensación económica por ello.

Si bien la pandemia detuvo el trabajo de su equipo en abril, para el mes siguiente “la fábrica de hacer tiktoks Copello” estaba otra vez activa, cada uno laborando desde su casa y con bastante trabajo. Las marcas se dieron cuenta de que los influencers eran la mejor vía para llegar a los consumidores que vivían enganchados a sus teléfonos por el encierro. Según la revista Forbes de España, los influencers recibieron más visitas, más comentarios y más likes durante este periodo.

“Esto es un negocio y detrás hay mucha gente involucrada y familias que se benefician. Si no fuera por las redes, mi equipo habría sido muy golpeado por la pandemia”, añade María Pía al otro lado del Zoom, mientras sigue las clases virtuales de sus hijos.

La recordada animadora del programa infantil María Pía y Timoteo se lo tomó en serio desde el primer post. Antes de su salida de la televisión, en 2018, ya planeaba su entrada a lo grande en las redes: “Cuando vimos la cantidad de likes y views, dijimos ‘por acá es’. Nos metimos de lleno a conocer mejor la red, nos tomamos en serio la pro- ducción”. Empezó colgando vi- deos casi todos los días. A estas alturas ha racionado su trabajo y produce tres a la semana.

Yo te doy un like y tú,undúoHace unas semanas, María Pía le mostró al mundo virtual que también podía cantar y lanzó Like, un videoclip que más parece una respuesta a sus haters u odiadores, esa tribu del internet que se dedica a difamar, despreciar o criticar a quien no le guste: “No tengo nada que inventar / pa' que me den un like/ no compro followers/ yo me los gano”, dice el coro.

“No soy cantante. Ana Carina, mi hermana, es la cantante de la familia. Y si creen que me van a fastidiar diciendo que no canto... Pues sí, hemos arreglado mi voz en el estudio”, aclaró la influencer en un storytime de YouTube. Como toda celebridad, María Pía es amada y odiada al mismo tiempo. En su reino tiktokero no todo es perfecto, los haters pueden lle- gar a comentarle cosas como: “que vaya a lavar los platos”, “que está todo el día en las re- des”, “que no le salió bien un vi- deo”, “que se le ven las canas”, etcétera.

“Antes, los comentarios me podían afectar, pero ahora me resbala absolutamente todo. Simplemente los miro y hasta me da pena, finalmente, si hay algo que no les gusta, me pue- den dejar de seguir”, agrega María Pía.

Al cierre de esta edición, Like tenía casi 5 millones y medio de vistas. Miles de seguidores se han grabado repitiendo su pegajosa coreografía y le han enviado sus videos a ver si, con suerte, ‘la reina del like’ hace un dúo con ellos. O sea, sube un TikTok de pantalla partida bai- lando junto al autor del video. Si antes los fans corrían con la- picero y libreta en mano a pedir un autógrafo para tener algo de la estrella, ahora se acercan virtualmente a ella pidiendo un dúo.

Cuando acabe la pandemia, el mundo recordará que mien- tras la televisión pasaba noticias catastróficas, muchos se refu- giaron en las redes sociales para evadir la realidad y TikTok fue uno de esos refugios y María Pía los acompañó con sus videos. “Agradezco que haya sido mi trabajo, y sino lo hubiera sido, igual lo hubiera hecho”, dice quien hasta hoy lleva una cuarentena voluntaria, y confiesa que, la primera vez que salió tras el encierro, se deprimió al ver varios negocios quebrados: “Me vino una ansiedad... no era mi plata ni mi familia, pero me deprimió muchísimo, y dije nunca más voy a salir. Me ha dolido ver que a mucha gente no le ha ido bien”.

Se angustió mucho cuando su hermana Ana Carina dio po- sitivo al coronavirus. No podía estar a su lado, tampoco junto a su mamá, Luisa Hora, que pasaba la cuarentena sola en su casa. “Fue horrible, vivíamos muy preocupadas, ella se enfermó al inicio cuando no sabíamos mucho de la enfermedad y pen- sábamos que tener COVID era ir a UCI, dejé de ver noticias”.

María Pía ha integrado a casi toda su familia en sus videos. La pequeña Catalina de seis años es la que más aparece. Samuel, el mayor, tiene su propia cuenta de Instagram y tiene más de 67 mil seguidores. La mamá dice que no lo pierde de vista: “Está muy supervisado. Le he puesto horarios para ver sus redes. En internet hay tal bombardeo de información... antes nos quitaban el control remoto y se acababa la fiesta”, dice María Pía, que se dio un respiro para esta entrevista, y confiesa que hacer videos para TikTok no le relaja en lo más mí- nimo. Lo que la sosiega es tirarse en el sofá a ver Netflix. Se ha en- ganchado con Cobra Kai. Antes lo estuvo con House of cards

Video Recomendado

Lazy loaded component