Voleibolista tuvo relación por 15 años con mujer que se hacía pasar por Alessandra Ambrosio

Roberto Cazzaniga, jugador de vóley, fue engañado para realizar transferencias bancarias de un total de 700.000 euros durante los más de 10 años que duró la falsa relación virtual.

La mujer usaba fotos de la supermodelo Alessandra Ambrosio para engañar al deportista. Foto: composición/EFE
La mujer usaba fotos de la supermodelo Alessandra Ambrosio para engañar al deportista. Foto: composición/EFE
Deportes LR

Un nuevo caso de catfish. El reconocido jugador italiano de vóley Roberto Cazzaniga fue víctima de engaño y estafa por medio de las redes sociales. El deportista nacido en Milán conoció por internet a una chica que se hacía llamar Maya en el 2008, con quien pronto entabló una relación amorosa que duró 15 años. No obstante, todo habría sido una mentira debido a que dicha mujer no existía y usaba las fotografías de la actriz brasileña Alessandra Ambrosio para engañar al deportista.

PUEDES VER: Es falso que Italia “redujo la cantidad de muertes” por COVID-19

Durante todo el tiempo que mantuvieron la relación, el voleibolista nunca logró verla en persona, pero se comunicaba con ella por medio de una amiga en común llamada Manuela. La relación de ambos continuó por años, al punto que llegaron a comprometerse. Por ello, Cazzaniga no dudaba en apoyar económicamente a la mujer debido a supuestos problemas de salud que decía tener.

“Fue imposible encontrarnos por sus constantes viajes de negocios y esa grave enfermedad cardíaca por la que me dijo que la hospitalizaban constantemente”, explicó el italiano al programa de televisión Le Iene. De esta forma, el jugador llegó a vaciar varias veces su cuenta corriente y a endeudarse por intentar ayudar a su prometida. En total le transfirió alrededor de 700.000 euros en todos los años que mantuvieron la relación virtual.

PUEDES VER: Italia da asilo a la mujer retratada en 1985 para la portada de National Geographic

Finalmente, la mentira salió a la luz cuando Roberto, obligado por su familia y compañeros de equipo extrañados por la pareja virtual del jugador, lo persuadieron de contratar a un periodista para que investigara a la supuesta modelo. No tardó en descubrir que Maya no existía y que detrás de la estafa estaban Manuela, la supuesta amiga de ambos; el novio de ésta; y una ciudadana llamada Valeria que vivía en Cerdeña. Ellos eran quienes cobraban el dinero que mandaba Cazzaniga.

“¿Cómo me sacó todo ese dinero? Ni siquiera lo sé con certeza. Ahora que esta pesadilla ha terminado es como si me hubiera despertado de un coma que me hizo perder tres décadas de vida”, indicó apenado el jugador italiano.

Por su parte, su hermano Danilo Cazzaniga expresó para el medio televisivo italiano que sentía una mejoría en su hermano tras descubrirse la verdad. “Estamos aliviados. Roberto parece otra persona. Tengo la impresión de que se ha liberado de una telaraña en la que estaba envuelto. Fue plagiado, manipulado por estas personas que también lo mantuvieron alejado de sus padres”, señaló.

De igual forma, el hermano explicó que notó la gravedad del asunto cuando conversó con los compañeros de equipo de su familiar. “Me di cuenta del problema económico cuando me enteré que Roberto le estaba pidiendo dinero prestado a todos sus compañeros para enviárselo a esta tal Maya. Ahí me preocupé y me comuniqué con algunos de los prestamistas que me informaron de la situación. Hoy tenemos una charla 15 jugadores que compartieron experiencias deportivas con Cazzaniga, donde nos pondremos al día de la historia. Me convencí de que teníamos que hacer algo”, apuntó.

Ahora, Roberto Cazzaniga espera que la justicia caiga contra los estafadores y pueda recuperar al menos una parte de todo el dinero que invirtió.