MELGAR VS INTER - cuadro arequipeño busca su clasificación
Deportes

Adiós a Mr. Park, el mejor entrenador del vóley peruano

Hasta pronto. El coreano Man Bok Park falleció ayer en horas de la mañana a los 83 años tras varias semanas internado en cuidados intensivos en una clínica local. El Perú entero llora al estratega en medio del recuerdo de los Juegos Olímpicos Seúl 88.

Man Bok Park, el homre que nos hizo emocionar durante esas madrugadas, dejó de existir ayer en a los 83 años.
Man Bok Park, el homre que nos hizo emocionar durante esas madrugadas, dejó de existir ayer en a los 83 años.

Por: Milagros Crisanto

“Yo nunca he llorado frente a las chicas. Durante los entrenamientos yo siempre era muy fuerte, pero en ese momento sí llore. Hasta ahora lo hago. Yo perdí. Todavía me duele porque lo recuerdo, aún no lo puedo olvidar”. Hace un año Mister Park, como lo llaman sus ‘chicas’, dejó de escapar de las cámaras de televisión y de los periodistas para hablar sobre lo sucedido en los Juegos Olímpicos Seúl 88. El dolor de haber perdido la tan ansiada presea dorada aún se apoderaba del hombre disciplinado que contagió a sus dirigidas hasta convertirlas en el equipo histórico e inolvidable del vóleibol peruano.

A tres días de conmemorarse 31 años de aquel 29 de setiembre, el hombre que nos hizo emocionarnos durante más de una madrugada hoy nos hace derramar lágrimas. Man Bok Park dejó de existir ayer en horas de la mañana a los 83 años tras varias semanas en cuidados intensivos en una clínica local.

Revolucionario

El estratega nacido el 30 de agosto de 1936 en la ciudad de Sokcho, Corea del Sur, jugó vóley desde el colegio y luego se inscribió en la Universidad Kyung-Hee, donde estudió para ser químico farmacéutico. El deporte lo llevó a cambiar las salas de laboratorio por el mundo de los mates y las redes, pero llegó a graduarse en 1960.

Después de ello fue miembro del ejército coreano hasta llegar al grado de sargento. Luego de cumplir con su deber militar, se casó con Duck Soon Lee y retomó su pasión: el vóley. Fue entrenador del equipo Soong Eui Women’s College (1965-1968), destacando por su rigor en la estrategia y táctica. Fue entrenador en la V-League coreana hasta 1972. La buena campaña realizada fue suficiente para que el año siguiente se hiciera cargo de la selección nacional de vóley femenino de su país, logrando la medalla de bronce en la Copa del Mundo de 1973 en Uruguay. Fue al año siguiente que Park aceptó la invitación de Akira Kato para acompañarlo en la conducción del equipo nacional femenino de vóley de mayores del Perú. El mismo año de su llegada a Lima y de forma accidental se haría cargo del equipo, pues Kato cayó enfermo y tuvo que dejar la dirección técnica nacional.

Desde entonces, Man Bok es reconocido por instaurar una escuela de juego que trajo grandes resultados al país en la época dorada del vóley. Logró el subcampeonato mundial juvenil, el subcampeonato mundial en mayores en la cita de Perú 1982 y la presea de bronce en el mundial de Checoslovaquia 1986.

Historia pura

Perú llegó a Seúl 88 convencido de que tenía mucho por dar. El equipo integrado por Luisa Cervera, Alejandra de la Guerra, Denisse Fajardo, Miriam Gallardo, Rosa García, Sonia Heredia, Katherine Horny, Natalia Málaga, Gabriela Pérez del Solar, Cecilia Tait, Gina Torrealva, Patricia Solís, Cenaida Uribe, junto a Carlos Aparicio y Luis Castro como asistentes, unió a todo un país en los Juegos Olímpicos, donde la ‘Bicolor’ llegó hasta la final. El país entero se despertó para ver la final entre Perú y la desaparecida Unión Soviética. Luego de vencer 3-0 a Brasil y 3-2 a China (el campeón olímpico vigente de ese entonces en semifinales), el equipo que dirigía Park era favorito para ganar el oro. Sin embargo, el triunfo se le fue de las manos y la ‘Blanquirroja’ se quedó con la medalla de plata.

Man Bok Park dirigió al Perú en una primera etapa hasta alcanzar el último título sudamericano en el Cusco. Luego volvió para llevar a Perú a sus últimos Juegos Olímpicos, los de Sídney, y en el 2002 se convirtió en asesor de la Federación Peruana de Vóleibol (FPV). Hoy queda su recuerdo y su legado. El deporte nacional está de luto.

Natalia Málaga - Entrenadora de vóley

“Por ti soy quien soy, gané lo que quise de tus manos. Eras un padre más para nosotras, nos cuidaste igual que a tus hijos legítimos. Te voy a extrañar cada vez que entre a una cancha”.

Cenaida Uribe - Exjugadora de vóley

“Mi padre murió cuando yo tenía 15 años y ese mismo año Mister Park me escogió para la selección. El vóley y él me dieron prácticamente la vida. Para mí, él es como un padre y estoy muy triste”.