El renacido

El secreto de la montaña. Hace dos años dijo que perdió su amor por el tenis, tuvo varias lesiones, bajó su nivel y se hablaba de su retiro pero Novak Djokovic ha vuelto a ser descomunal. Acaba de conseguir el US Open y trepó al tercer lugar del ránking ATP. La historia de su revancha aquí.

El secreto de la montaña. Hace dos años dijo que perdió su amor por el tenis, tuvo varias lesiones, bajó su nivel y se hablaba de su retiro pero Novak Djokovic ha vuelto a ser descomunal. Acaba de conseguir el US Open y trepó al tercer lugar del ránking ATP. La historia de su revancha aquí.

La vida puede ser una montaña. Siempre cuesta arriba, tratando de ascender a la cima para poder tener esa vista gloriosa desde lo más alto. A veces hay caídas, hay que superar obstáculos, vencer adversidades. Novak Djokovic agarra fuerte el trofeo del US Open que acaba de conseguir y recuerda el duro camino que pasó para la redención, para ser de nuevo un ganador.

Hace dos años, cuando era número 1 de la ATP, acababa de ganar el Roland Garros -el Grand Slam que le faltaba- dijo “perdí mi amor por el deporte”, en una reveladora entrevista a corazón abierto donde señalaba que las prioridades habían cambiado tras el nacimiento de su hijo Stefan. “La situación ha cambiado por completo: tengo un hijo, una esposa, una familia y me siento afortunado de ser padre”, contaba el tenista serbio.

Dejó de ser número uno, aparecieron lesiones que lo tuvieron bastante tiempo alejado de las canchas, bajó en el ránking y con 30 años algunos pensaban en que se iba a retirar, no en su renacer.

Este año, tras caer en cuartos de final del Roland Garros ante Marco Cecchinato tuvo una revelación. Fue el secreto de la montaña que conoció en sus vacaciones. “Fui de excursión con mi esposa durante cinco días en las montañas francesas. Nos aislamos y tomamos las cosas desde una perspectiva diferente. Desde entonces, el tenis es completamente distinto para mí”, trepar la montaña de la vida, pensar en las soluciones escondidas, replantear las prioridades.

No fue regresar con su viejo equipo de trabajo, no el cambio de raqueta ni un nuevo movimiento en su saque. El secreto estaba escondido allí arriba, en Sainte Victoire. Allí cambió todo. “Nos sentamos y simplemente miramos el mundo desde esa perspectiva. Sólo sentíamos una nueva inspiración, una nueva motivación. Entonces pensé en el tenis y pensé en la emoción que el tenis provoca en mí. Fue todo positivo. Sentí que tenía un nuevo aliento para este deporte”.

Entonces Djokovic volvió a ser temible. En los dos últimos meses ha ganado 26 partidos de los 28 disputados, ha conseguido dos Grand Slam, el Masters 1000 (Cincinatti) que le faltaba y llegó a la final en Queens. Está tercero en el ránking ATP a 455 puntos de Roger Federer y a poco más de mil de Rafael Nadal.

‘Nole’ venció 6-3, 7-6 (7-4) y 6-3 a Del Potro en un partido emocionante, logrando su título 14 de Grand Slam, tuteando al mítico Pete Sampras, ‘Nole’ ya está en el olimpo de los mejores tenistas de la historia pero todavía le quedan varias montañas por escalar. La primera es llegar a ser nuevamente número uno.

En cifras

14 Grand Slam tiene Djokovic en su carrera. Ha igualado la marca de Pete Sampras.

2008 ganó el Abierto de Australia. Fue el primer Grand Slam que consiguió.

Te puede interesar