Massa: "El poder a veces es ciego"

Plataforma_glr
11 Jun 2009 | 23:31 h

Escritor diplomático, autor de la novela El oculista . Narra la historia de un oidor que se está quedando ciego y acude a un modesto oculista.

Pedro Escribano

La historia peruana siempre ha sido una cantera para las novelas de Alberto Massa . Así ocurrió en La piedra (2002), El último día de Francisco Pizarro (2003) y El secreto del dios viajero (2006). Ahora Massa acaba de publicar El oculista (Ed. Alfaguara), una novela ambientada en Lima colonial, en el siglo XVII. La historia narra que Lucas Raymundo Antequera y Liñán, oidor decano de la Real Audiencia de la Ciudad de los Reyes, se está quedando ciego y que, para preservar la visión, busca a Antonio, un oculista, un hombre sabio y modesto. El oidor, que posee el poder real, lo tiene todo y sin embargo es consciente de que necesita de Antonio, un hombre que no tiene nada, pero sí la ciencia de conocer el secreto de la luz y la capacidad de ver a través de los cristales.
Los hechos que se narran son cosecha de la ficción, pero la historia es un telón de fondo, un gran fresco de Lima del siglo XVII que el autor investigó para crear atmósfera.

–¿La historia sigue siendo su veta literaria?

–Sí, claro que sí. A mí me inspira mucho la historia, sobre todo la historia del Perú. Yo creo que el Perú, que tiene una excepcional riqueza cultural y que hay mucho para escribir, inspira mucho. No me deja de sugerir temas, como esta novela situada en la colonia.

–¿La figura y actitud del oidor ante el Antonio, el oculista, acaso grafica el abuso del poder?

–Puede darse esa lectura. Pero entre ellos una serie de oposiciones en la que uno lo tiene todo y el otro nada. Asimismo, en el sentido de que el oidor representa la casta y el viejo orden y el oculista, el hombre que vive de su trabajo, el nuevo peruano.

–¿El poder aquí es “ciego”?

–En esa época había una ceguera absoluta ante la realidad de un país que era motivo de disfrute para la élite, los españoles que llegan por la corona y para los criollos, pero a espaldas de un país pobre y marginado, los herederos de los incas. Ante eso, el oidor, que lo controla todo, no puede controlar su ceguera. El poder a veces es ciego.

–La novela también se abre como una novela de época.

– Lima de 1600 es el traslado de la edad media española al Perú. En Lima de entonces había de todo, también anteojos. Los anteojos eran hasta cierto punto suntuarios. Había gente que no los necesitaba, pero para aparecer importante los compraba. En esos tiempos los anteojos eran fijos, no te lo fabricaban a la medida. Antonio sabe manejar lo que necesita el otro, el oidor.

–Novela de época, ¿ también de atmósfera?

–Lo que he tratado con esta novela es que el lector se sumerja en Lima de la época. Yo pienso que las novelas no solo deben tener una buena historia, buena prosa, también debe tener colores, sabores, sonidos, para que el lector, sin que se dé cuenta, viva ese mundo. Es complicado hacerlo si no se investiga, si no sabes cómo se vestía la gente, qué comían, qué pensaban, cómo se transportaban. Para mí la atmósfera es muy importante, si no hay atmósfera no te funciona la historia.

Datos


El autor. Alberto Massa, diplomático de profesión, nació en Lima en 1952. Actualmente es cónsul en Shangái.
Novelas. Los ángeles encumbrados (1988), La piedra (2002), El último día de Francisco Pizarro (2003) y El secreto del dios viajero (2006). ( Fama )

Video Recomendado