Poesía de inspiración filosófica

Mirko Lauer
19 Feb 2020 | 6:53 h

Aunque Platón las enfrentó, poesía y filosofía siempre han encontrado formas de darse la mano. Es lo que se viene dando en el Perú desde hace un cierto tiempo. Poetas versados en filosofía, y poemas atentos a las disciplinas del pensamiento son algo realmente nuevo en el panorama literario. No es poesía fácil, pero sí enriquecedora para el lector, si hace el esfuerzo.

Mario Montalbetti es el pionero de esto que podría llamarse un movimiento. Sus textos recientes son poemas que además enseñan a adentrarse en espacios de pensamiento moderno. Forman libros con un público y un grupo de seguidores en expansión. Es el caso de sus Notas para un seminario de Foucault (2018), reeditado en varios países.

Santiago Vera, estudiante de filosofía, acaba de reeditar en España Libro de las opiniones (2019), con textos que buscan, y casi siempre logran, ser a la vez poemas y propuestas filosóficas. La apuesta es a que la reflexión pueda ser a la vez un estado y sentimiento poético. Vera nos obliga a concentrarnos, y a encontrar buena poesía donde no la suponíamos.

El libro de Vera acaba de ser presentado en Lima por Montalbetti y Valeria Román, también poeta y estudiante de filosofía. El primero ha dicho que el libro “es uno de esos lugares en que el poema vive, en el que el poema piensa, en el que el pensamiento sin aduanas trata de expresarse”. Hay en eso un nuevo planteamiento de libertad creativa.

Todo esto mueve a pensar en la radical rebelión de César Vallejo frente al lenguaje. Pero el primer texto peruano comprometido con la filosofía fue El perfil de frente (1924), del vanguardista Juan Luis Velásquez. El poeta llega al tema a partir de una aproximación original a los avances científicos de comienzos del siglo pasado.

Para quienes quieran adentrarse en estas novedades, Montalbetti ha editado en Chile El pensamiento del poema (2019), donde a partir de conceptos de Alain Badiou presenta al poema como una realidad que no es un fenómeno del lenguaje sino “una forma de pensamiento”. Algo que el autor viene diciendo desde los años 70, y ahora empieza a pasar en claro.