‘The Morning Show’: racismo, misoginia y discriminación al descubierto

Las estrellas de las serie de Apple TV+ revelan detalles de lo que será la esperada segunda temporada este 17.

La historia abordará temas como la misoginia, la homofobia, el racismo, la discriminación por la edad y la pandemia. Foto: difusión
La historia abordará temas como la misoginia, la homofobia, el racismo, la discriminación por la edad y la pandemia. Foto: difusión
Jannina Eyzaguirre

Jennifer Aniston y Reese Whiterspoon retornan el próximo 17 de setiembre al frente de la segunda temporada de la premiada serie de Apple TV+ ‘The Morning Show’. Tras la denuncia pública del abuso de poder y la manipulación sexual de los poderosos al interior del canal de noticias, esta vez, la historia que sigue a las dos presentadoras Alex Levy (Aniston) y Bradley Jackson (Witherspoon) abordará temas como la misoginia, la homofobia, el racismo, la discriminación por la edad y la pandemia, dentro de la poderosa cadena de televisión. “Definitivamente esta temporada se vuelve más candente”, revela Jennifer Aniston durante la conferencia vía Zoom junto con Reese Whiterspoon.

¿Que es lo que más les gusta de sus personajes?

J.A.: Me encanta la habilidad de Alex de ser absoluta y profesional por un momento y luego cuando se abandona por completo de manera incontrolable, es como un péndulo humano.

Reese: Creo que Bradley en esta temporada es muy vulnerable, está en medio de su viaje para descubrirse a sí misma, a su identidad, se cuestiona el lugar de donde viene y su lugar en el mundo. Conozco a muchas personas que, a sus cuarenta, aún no saben quiénes son.

¿Cómo afectó la pandemia las grabaciones de la temporada 2?

J.A.: Fue retador. Crear y escribir una serie mientras estás en una pandemia, lidiando con los protocolos infinitos, con el equipo epidemiólogico en cada departamento, fue difícil. Era bizarro estar todo el tiempo con la máscara y de repente quitártela los cinco minutos que duraba la escena.

R.W.: Fue lidiar con todas estas cosas cuando todo el mundo se cerró. Todos estábamos metidos en nuestros propios problemas e ideas, mientras algo mucho más grande que nosotros estaba pasando. Pero eso agregó más temas al show, trabajamos muy duro y lo tratamos con mucha conciencia centrándonos en la humanidad. Estoy orgullosa de eso.

En la serie existe la certeza de que todos somos reemplazables, ¿se sienten así, a veces?

J.A.: Sí, todo el tiempo.

R.W.: Creo que es un tiempo donde menos se perdona, que todos somos humanos tratando de averiguar de qué somos capaces, de cosas horribles y geniales y la serie hace alusión a la cultura de la cancelación de una forma buena, señalando que hay un costo humano, porque nadie es perfecto.

‘The Morning Show’ habla también del costo que representa ser famoso. ¿Están de acuerdo con esto?

J.A.: De acuerdo al 100%, siempre hay un costo que pagar, pero al final puede ser el conductor quien determina cuál costo es, y así te das cuenta que fácil no tendría que ser un costo. De repente, te das cuenta de cosas que ya no puedes hacer como antes de forma libre y encontrar una manera de sobrellevar eso, pero te expones como artista, a que ataquen casi todo de ti.

R.W.: Creo que hay un costo para el éxito, sí. Creo que no hay un éxito sin un propósito detrás. Hay personas que han logrado un montón y son muy felices, estamos como corriendo una carrera y antes de llegar nos preguntamos ¿qué hacemos acá?

Interpretar a Alex y Bradley ¿ha cambiado sus perspectivas respecto al periodismo y su significado?

R.W.: Creo que el periodismo se ha acrecentado en los últimos cinco años con el auge de las redes sociales y la desinformación. Es muy difícil para las audiencias encontrar la verdad en este panorama. Antes, había una universalidad de la verdad, ahora no. De hecho, lo veo con mis hijos, ellos leen las noticias en lugares diferentes a donde yo lo hago. Las noticias ya no están sintonizadas.

J.A.: La valla generacional es interesante, es muy blanco y negro. Es una generación que siempre está buscando y luego está este personaje que lo dice todo y lo ha leído todo. De la nada, parece que ni siquiera puedes dar las noticias porque todo el mundo ya lo sabe, todo el mundo está afuera en busca de sangre.

¿Cuáles fueron los tópicos más difíciles de cubrir en esta segunda temporada?

R.W.: No creo que ha sido difícil, pienso que todo es verdad: el racismo sistemático en la industria de los medios, homofobia, sexismo, discriminación, todas son significativas. Estamos colocados en un tiempo en el que salen a la luz todos estos problemas importantes, estamos en una cultura de reconocer y creo que las personas están hablando de esto.

J.A.: La gente aprecia cuando hablas de un tema que es tabú, es aliviante para la audiencia que dice ‘ese soy yo, me siento así’.