Toy Story 4

Toy Story: ¿Disney intentó cancelar la cinta de Pixar alegando que Woody era ’imbécil’?

John Lasseter contó que una película de juguetes que cobraban vida no era lo que Disney buscaba, pero el tiempo le dio la razón al final.

La República
22 Jun 2019 | 6:58 h

Fanáticos emocionados por el regreso de los juguetes favoritos de todos. Esta semana se estrenó Toy Story 4 trayendo el cierre de la saga de películas animadas más popular de todos los tiempos. Tras casi 25 años desde el estreno de la primera cinta, quién podría imaginar que en algún momento de la historia Woody y Buzz Lightyear fueron objeto de burla por parte de los directivos de Disney.

John Lasseter, la mente detrás de Toy Story, no la pasó nada bien cuando presentó el proyecto animado a los gerentes de la casa de Mickey Mouse. Un giro en la historia que hoy será recordado por siempre en el mundo del cine.

PUEDES VER: Mark Hamill sorprende con imitación de Pikachu, Shrek y Forky

Sintiéndose seguro de su proyecto, el cineasta visitaba constantemente las oficinas de Disney «Cuando íbamos, nadie nos prestaba atención», explicó el director en varias entrevistas. Cada idea se convertía en un viaje de ida y vuelta de San Francisco a Hollywood, pero regresando siempre con el «no» bajo el brazo. Jeffrey Katzenberg quería una historia apasionante, pero al momento de la lectura del guión, el responsable de Disney terminó tan escandalizado por lo que había visto que ordenó suspender inmediatamente el proyecto. «Woody es imbécil», dijo simplemente como explicación.

Producto de eso, Lasetter fue despedido de la compañía y terminó trabajando para LucasFilms. Un par de años después se retiró para funda Pixar en 1986 junto a Steve Jobs, quién también había salido por las malas de Apple.

El tiempo pasó y Pixar se convirtió en un referente de la tecnología de animación y su fundador lo sabía. Katzenberg se hizo con los derechos de los personajes de Toy Story y finalmente Pixar pudo producir su primera película.

Tras lo ocurrido, Toy Story se convirtió en la película más taquillera de 1995 y dejó una lección a los grandes productores de la industria cinematográfica. Apostar por la innovación puede ser la mejor inversión de un estudio con miras al futuro.


Video Recomendado