11 de Enero de 2017 | 10:12 h

Los “Negritos de Huánuco”, danza la fe

1

La adoración al Niño Jesús es el fondo de todo este festival de danza, color y fe. Aquí tenemos al Niño de la Cofradía “Miguel Guerra Garay”, una de las dos más antiguas, ataviado como negrito. Foto: M. Isabel Guerra

2

Los danzantes preparan todos los detalles de sus complejos trajes y se arreglan mientras toman el desayuno en la casa del “Mayordomo de Atención”. M. I. Guerra

3

El sombrero y el pesado “plumaje” que lleva encima requieren ser adecuadamente sujetados para que no se caigan durante el baile ni hagan perder el equilibrio al danzante. M. I. Guerra

4

Las máscaras de cuero negro representan a los esclavos de las haciendas coloniales, que disfrutaban de libertad del 24 de diciembre hasta el 6 de enero. M. I. Guerra

5

Los personajes “El Turco y La Dama” representan a la nobleza de origen español, los hacendados dueños de los Negritos. M. I. Guerra

6

Los orígenes de esta danza se remontan a la Colonia, cuando esclavos africanos fueron traídos para los trabajos en las haciendas y la minería. Foto: M. Isabel Guerra

7

Los “Caporales” guían al resto de los negritos “pampa” en los pasos y mudanzas. Representan a los caporales de las cuadrillas de peones de las haciendas. Foto: M. Isabel Guerra

8

Los “abanderados” se integraron a la danza después de la Independencia. Se desplazan entre los negritos, portando banderas. Foto: M. Isabel Guerra

9

Cuenta la tradición que los esclavos sólo podían celebrar y danzar del 24 de Diciembre al 6 de Enero, cuando los hacendados les concedían libertad en homenaje al Niño Jesús. Foto: M. Isabel Guerra

10

Los botines llevan bordados en colores que armonizan con las vestimentas. En uno de los pasos los negritos saltan con los pies como se ve en la foto. M. Isabel Guerra

11

Los “Corochanos” son los únicos que pueden interactuar con el público. Caricaturiza al Corregidor español, y mantiene orden y espacio para que la cuadrilla pueda danzar, y bromea con el público. M. Isabel Guerra

12

La fiesta de cada día termina con el “Cambio”, o bienvenida al mayordomo del año entrante. Se reparten panes artesanales y cestos con frutas y demás obsequios. M. Isabel Guerra

En Huánuco, el color de la fe es morena. Así que cuando un grupo de negritos se acerca, campanilla en mano para rendirle culto al Niño Jesús, la algarabía no se hace esperar a través de coloridos pasos de baile.  “Los Negritos de Huánuco”.danzan desde la Noche buena hasta Bajada de Reyes y es en esta fecha, cual reyes magos, que vienen a presentar sus respetos al mesías.

Esta tradición se repite cada año, pero en esta oportunidad los cofrades decideron expandir su dominios a través del  Primer Festival de Cofradías de Negritos "De Huánuco para el Mundo". Entonces cuando se disponga visitar Huánuco por estas fechas atrévase a comer el pan huanuqueño “mishtishongo", a beber "huarapo y a ensayar algunos paso de baile tal y como se retrata en las imagenes de nuestra colaboradora M. Isabel Guerra.