La evolución de la fotografía hasta llegar al smartphone, según un reconocido fotógrafo

A continuación lee la experiencia del reconocido fotógrafo Rafo Iparraguirre.

28 Ago 2017 | 9:49 h

Este mes se celebró el Día Mundial de la Fotografía y el reconocido fotógrafo Rafo Iparraguirre compartió cómo ésta ha ido evolucionando hasta llegar al smartphone

A continuación lee la experiencia de Iparraguirre.

         PUEDES VER Aprende cómo cuidar tu smartphones y otros dispositivos


La fotografía y yo 

Por Rafo Iparraguirre, fotógrafo


Yo siempre fui fan de  hacer fotos, incluso desde antes de saber que me iba a ganar la vida como fotógrafo. Recuerdo en mis primeros viajes como mochilero iba con dos cámaras analógicas, una con un rollo en blanco y negro y la otra con uno a color, además de las bolsas de rollos usados y sin usar. No solo eso sino que también me gustaba hacer videos, entonces  iba con una cámara de video de 8mm, y para terminar de contar mis esenciales estaba el infaltable discman con su respectiva minicoleccion de CDs en un estuche. Me parece increíble que en la actualidad todo esto se pueda hacer con un aparatito de 10 x 5cm llamado SMARTPHONE.

La fotografía ha evolucionado a lo largo del tiempo y desde su invención (S. XIX) hasta la actualidad (redes sociales) no deja de sorprender y emocionar a la sociedad. No solo permite capturar los mejores recuerdos sino que es una herramienta fundamental para registrar aquellos grandes avances de la humanidad. La fotografía ha pasado por distintas fases que han hecho de ella un fenómeno tecnológico popular. En sus inicios esta se capturaba en placas metálicas o de vidrio, después pasó al papel lo que permitió masificar su producción y distribución.

Pero no solo ha evolucionado el material en el que se registra sino también la propia cámara fotográfica. Antes se utilizaba grandes máquinas que solo estaban al alcance de los fotógrafos profesionales. Incluso al reducir su tamaño y costo seguían requiriendo de un nivel de conocimiento más profundo.

Pero esto ha cambiado con los smartphones. Hoy en día encontramos dispositivos con cámaras, dependiendo de la marca y capacidades, que ofrecen excelentes funciones en cuanto a resolución, buena calidad, obturación e incluso edición; características que se pueden aprovechar para lograr una gran imagen.  Ahora es posible tener un buen retrato desde un smartphone, tal como si fuera hecho en un estudio fotográfico.

Asimismo, podemos jugar con excelentes efectos que modifican la iluminación, nos permiten tener colores más nítidos y foco en los detalles que antes era propio del conocimiento especializado.  Además,  su tamaño y ligereza  permite llevarlo a todos lados y si hay algo que nos llame la atención y queremos capturarlo, solo disparamos y listo, tenemos un fotón.

Por ejemplo, hace poco tuve la oportunidad de estar en el Mobile World Congress en Barcelona, la feria de dispositivos móviles más grande del mundo, y pude conocer de cerca el Huawei P10; un dispositivo de doble lente co-desarrollado con Leica. Es así que después de probarlo por distintos lugares de la ciudad puedo afirmar que este dispositivo captura imágenes excelentes, al nivel de muchas cámaras fotográficas. Tiene características que me sorprendieron como reajuste de iluminación de estudio y tecnología de reconocimiento facial 3D que permite tener grandes imágenes en cualquier momento y/o lugar convirtiendo cada una de ellas en una fotografía de portada.

Pero, es importante tener en cuenta que además de contar con una buena cámara hay que tener un buen ojo para estar atentos a la belleza que nos rodea.  Esta belleza es la que se comparte en las redes sociales y que va de la mano con esa necesidad de registrar pequeños grandes momentos, volviéndose parte de nuestro estilo de vida.

Te puede interesar