Caracol gigante africano: ¿qué debes hacer si ves a uno?

Senasa recomienda aprender a diferenciarlo del caracol nativo peruano. Es muy sencillo. 

20 May 2017 | 5:00 h

El Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) ha advertido sobre el peligro para la salud que representa la presencia del caracol gigante africano, pues el contacto con uno de ellos es capaz de causar graves enfermedades como la meningitis o encefalitis. En diversas regiones del país como en Piura, Tumbes y la Selva Central (Chanchamayo y Satipo) ya se ha registrado su aparición.

Pero, ¿qué hacer si uno se encuentra con este molusco? Lo primero que se debe realizar es colocarse guantes o bolsas plásticas en las manos, para no entrar en contacto con el animal. Luego, sumergirlos en un recipiente de agua con sal, ya que de esta manera se deshidratarán y morirán. Es necesario desechar o enterrar su cuerpo luego de que dejaron de vivir. Si es posible, llamar a las autoridades correspondientes para advertir sobre su presencia.

PUEDES VER: Senasa: ¿por qué no entrar en contacto con el caracol gigante africano?

Sin embargo, no se debe confundir al caracol gigante africano con el caracol nativo peruano. Aunque no se debe comer ninguno, el segundo es inocuo pues es hervíboro. Para diferenciarlos, es preciso saber que el caracol gigante africano es de mayor tamaño, hasta de 20 centímetros, asimismo el borde de su caparazón no es continuo, sino que posee un truncamiento en su base. Además, se alimenta de materiales en descomposición, es decir, basura.

Como ha informado Senasa, las condiciones climáticas de lluvia y humedad favorecen su reproducción. Los caracoles gigantes africanos son hermafroditas y se reproducen a gran velocidad, por lo que llegan a poner hasta 1200 huevecillos; razón por la que cuando fueron traídos al Perú, por el año 2012, los productores caseros tuvieron problemas para controlarlos y decidieron soltarlos a los jardines y parques.

Te puede interesar