Daños del fenómeno El Niño de 1982 y 1997 se podrían repetir este año

Alerta. En esos dos eventos se registraron diversas pérdidas debido a que el mar peruano sufría un severo calentamiento. Esta preocupante situación está por ocurrir, según especialistas. En Lima existen 86 zonas de riesgo ubicadas en 13 distritos.

13 Jul 2015 | 3:43 h

Las consecuencias que podrían sufrir las ciudades costeras a causa del fenómeno El Niño en el Perú pueden ser fatales, a tal punto que podrían igualarse a lo que se vivió en los eventos ocurridos en 1982 y 1997 (este último seguiría siendo el más intenso).
 
Esto se debe a que las anomalías en la temperatura superficial del mar indican que el volumen de agua tibia en el Pacífico central supera lo registrado en los eventos climatológicos del pasado.
 
Hoy (13 de julio) la temperatura del mar en el Perú es más cálida que la registrada en 1982; por este motivo no se descarta un posible fenómeno El Niño de fuerte intensidad. El inicio del calentamiento del mar peruano se inició en febrero y perdurará durante temporada de lluvias hasta el segundo trimestre del 2016
-advirtió el meteorólogo Abraham Levy.
 
Tenemos tres grados centígrados por encima de lo normal en todo el litoral, el mar está caliente. En estos días una onda Kelvin llega a los balnearios peruanos, además otra arribará en setiembre, este fenómeno recalentará, aún más, la costa peruana en el mes de setiembre
 
“Si tenemos calentamiento en la costa, el resultado va a ser más lluvias en el norte del país” agrega Levy.
 
El comité multisectorial encargado del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (Enfen)  monitorea sistemáticamente y estima el arribo de ondas Kelvin cálidas y frías a nuestras costas.
 
Por ejemplo, los daños causados en 1997 se concentraron en la infraestructura vial, agricultura e infraestructura urbana eléctrica. Se estimaron 880 kilometros de carreteras destruidas. Se registraron 58 puentes dañados totalmente y otros 28 afectados con una longitud total de 4.395 metros. Igualmente las vías del ferrocarril central, del sur y del sur-oriente sufrieron el embate de más de 150 huaicos.
 
Los departamentos más afectados del país fueron los de Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad e Ica.
 

Zonas críticas en Lima

En la ciudad de Lima existen 86 puntos vulnerables que no resistirían los embates de un eventual fenómeno El Niño de magnitud fuerte, advirtió el Instituto Geológico Minero y Metalúrgico (Ingemmet), que a la vez pidió a los alcaldes diseñar planes de riesgo. 
 
Se trata de zonas que están asentadas en 13 distritos de la periferia caracterizadas por la presencia de quebradas y laderas inestables, cerca de las cuales se han levantado urbanizaciones y viviendas, explicó la jefa de proyectos de la institución, Sandra Villacorta Chambi. 
 
“Los alcaldes que no tienen sus planes de riesgo deben diseñarlos cuanto antes. Quienes ya los elaboraron, deben aplicarlos porque, de presentarse un Niño fuerte o extraordinario, las lluvias de enero y febrero afectarían las quebradas”, comentó.
 
Los 13 distritos donde se presentan estos peligros son Independencia, San Martín de Porres, Comas, Carabayllo, Villa María del Triunfo, San Juan de Miraflores, Pachacámac, Ate, Chosica, Chaclacayo, Cieneguilla, San Juan de Lurigancho y Rímac.
 
Las autoridades ediles deben realizar actividades para limpiar el cauce de las quebradas, orientar sus desfogues hacia los ríos y reforestar aquellos que tienen rocas sueltas.
 

ENFOQUE

 
Pedro Ferradas
Especialista
 
Chosica es la zona que más preocupa
 
Probablemente existan muchos más lugares de la capital que no resistirían las lluvias de un eventual fenómeno de El Niño. 
 
La principal preocupación está puesta en las zonas ubicadas en las riberas debido a los desbordes del río que se producirían. En Lima, como se sabe, el lugar más preocupante es Chosica por los continuos huaicos que se han producido.
 
Ante esto solo las quebradas de Quirio y Pedregal han sido tratadas ante el inminente peligro, instalándoles diques que provocan que las rocas y el lodo vayan perdiendo fuerza a su paso.
 
El problema esencial en el tema de una declaratoria de emergencia es que las autoridades brindan al año casi 400 millones de soles al Ministerio de Agricultura, pero esta entidad se dedica a estudiar hasta las riberas sin establecer medidas de seguridad ante fenómenos ambientales.
 
Otra preocupación es que los gobiernos locales y regionales envían proyectos, pero estos no son respondidos con rapidez por las autoridades y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), por lo que esperamos que ante la alarma de fenómeno de El Niño este proceso mejore.

Te puede interesar