Nativos del Cusco afectados por contaminación causado por el derrame en Camisea

INFORME. 38 pobladores inhalaron gas el día del derrame lo que les provocó náuseas y mareos. Transportadora de gas del Perú no activo su plan de contingencia, según PMAC.

9 Feb 2018 | 9:07 h

A seis días del derrame de líquidos de gas por la rotura del gasoducto costero en la quebrada de Kemariato, La Convención, los daños a los pobladores comienzan a divulgarse. El médico encargado del monitoreo de accidente de la Red de Salud de esa provincia, Carlos Valer, refirió que 38 nativos inhalaron el gas.

El día del derrame -sábado a la una de la tarde- ese grupo de nativos viajaban en canoas por los ríos Kemariato y Bajo Urubamba, cuando sintieron un olor fuerte que les provocó náuseas y mareos. Inclusive, dice Valer, algunos perdieron la noción de ubicación y tiempo debido al vértigo.

PUEDES VER: Arequipa: Contraloría y Fiscalía intervienen oficinas Majes Siguas ante graves denuncias

El médico refirió que todos fueron dados de alta el lunes y son monitoreados permanentemente por si sufrieran alguna recaída. Valer criticó la poca preocupación de la Transportadora de Gas del Perú (TgP) por los afectados. "Recién se comunicaron con nosotros el martes, pese a que el derrame ocurrió el sábado. Eso nos causa preocupación", anotó. 

Mientras tanto, la comisión del Programa de Monitoreo Ambiental Comunitario del Bajo Urubamba (PMAC), que viajó a la zona del derrame, emitió su informe. En este precisa que TgP no activó su plan de contingencia y que la mayoría de sustancias tóxicas se vertieron al río Kemariato que trasladó las sustancias hasta el río Urubamba. Eso contradice el reporte del Organismo Especializado en Fiscalización Ambiental (OEFA) que revela una adecuada activación del plan y niega la existencia de residuos en el río Urubamba. Según el reporte de PMAC, en 10 kilómetros del área de influencia del desastre viven 25 familias afectadas. Agregan que al cierre de su trabajo, el martes, seguía habiendo residuos tóxicos en los ríos.

Ayer, TgP emitió un nuevo comunicado. En ese documento señala que "pese a las difíciles condiciones geográficas y meteorológicas de la zona, desde un inicio el equipo especializado puso en marcha el plan de seguridad y control ambiental" para minimizar el impacto. 

Añadieron que se entrega agua y víveres y "se ha trasladado personal médico para atender las necesidades que pudieran presentarse en las comunidades cercanas al incidente". 

Te puede interesar