Nobel de la Paz para campaña anti armas nucleares

Anuncio. Nobel 2017 fue para Campaña Internacional (ICAN). El comité noruego dice que es un “llamado” a las “negociaciones serias” para eliminar estas armas.

7 Oct 2017 | 6:30 h

El País

En plena escalada de tensión por el creciente desafío nuclear de Corea del Norte y por las nubes que se acumulan sobre el pacto atómico con Irán, el comité que otorga el premio Nobel de la Paz anunció este viernes la entrega del galardón de 2017 a la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares, un grupo que reúne a unas 460 ONGs de alrededor de 100 países.

El comité noruego señala en su motivación que el riesgo de conflicto atómico es ahora mayor de lo que ha sido en mucho tiempo y reclama a las potencias nucleares que avancen en el desarme.

PUEDES VER Organizadores del Premio Nobel anuncian aumento en monto asignado para ganadores 

Unas 15.000 ojivas siguen en sus arsenales.

El premio Nobel reconoce el papel central de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN, por sus siglas en inglés) en la concienciación colectiva sobre “las catastróficas consecuencias del uso de armas nucleares” y su liderazgo en el impulso para lograr una prohibición de esas armas sobre la base de un tratado internacional.

Potencias nucleares se abstienen en tratado

El texto del Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares fue aprobado en julio en la ONU con 122 votos a favor y uno en contra, el de Holanda. Más de un tercio de los estados miembros se abstuvo, entre ellos las 9 potencias nucleares y todos los miembros de la OTAN, con la excepción holandesa. El tratado, que entrará en vigor 90 días después de que 50 países completen su proceso de ratificación, cuenta hasta ahora con 53 firmantes y únicamente ha sido ratificado por Tailandia, Guyana y el Vaticano.

Estados Unidos, Francia y Reino Unido afirmaron en un comunicado conjunto que no piensan sumarse al tratado, y señalaron que “una prohibición que no solucione los problemas de seguridad por los que una fuerza nuclear disuasoria sigue siendo necesaria no resultará en la eliminación de una sola arma atómica y no mejorará la seguridad de ningún país ni la paz internacional”.

La OTAN señaló con un comunicado su compromiso con “crear las condiciones para un mundo sin armas nucleares”, pero avisó que mientras estas sigan existiendo, seguirá siendo una alianza nuclearizada.

El Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares es un nuevo movimiento político, desprovisto de eficacia real. Los negociadores de la prohibición consideran que el acuerdo puede representar un nuevo y fuerte elemento de presión sobre la opinión pública y los gobernantes de las potencias nucleares.

Cinco potencias nucleares (EEUU, Rusia, China, Francia y Reino Unido) están ya comprometidas con la reducción de sus arsenales por el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), en vigor desde 1970. La formulación legal de esa exigencia es sin embargo vaga, y permite que la lentitud en ese proceso no sea un incumplimiento impugnable. India, Pakistán, Corea del Norte e Israel también poseen el arma atómica pero no son parte del TNP. En el caso israelí, no confirman ni desmienten su capacidad nuclear.

“Un mundo sin armas nucleares”

El secretario general de la ONU, António Guterres, celebró la decisión del Nobel. “Ahora más que nunca necesitamos un mundo sin armas nucleares”. El galardón irrumpe en un escenario internacional cargado de una tensión desconocida desde el apogeo de la Guerra Fría. La escalada de Corea del Norte ha provocado duras amenazas de represalia por parte de la Casa Blanca.

Antes del anuncio, había fuertes expectativas de que el premio sería otorgado al pacto alcanzado entre las potencias mundiales e Irán acerca del programa nuclear persa. La decisión hubiese representado un poderoso mensaje político precisamente mientras el presidente Trump recrudece su retórica contra el mismo.

“El mensaje es que abandonen estas armas”

  • La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), que ganó el Premio Nobel de la Paz, dijo que este galardón respalda su lucha por “un mundo sin armas nucleares” y envía una señal muy clara a los Estados que aún las tienen y amenazan con usarlas.
  • “El premio, además de un gran honor, es un mensaje muy fuerte a los Estados de que deben sumarse y abandonar las armas nucleares”, afirmó Beatriz Fihn, directora ejecutiva de ICAN.
  • ICAN comenzó hace una década la campaña para prohibir las minas antipersonales, “lo que dio el impulso a creer y a luchar por prohibir también para siempre las armas nucleares”, indicó Fihn.
  • “Es inaceptable que las armas nucleares sigan existiendo, que se sigan usando para amenazar”, aseveró.

Te puede interesar