Lógicas predictivas: un proceso basado en inteligencia artificial

Un informe de Madison Perú

20 Oct 2017 | 16:41 h

La integración de las diferentes fuentes de datos debe evolucionar hacia una gestión estratégica integral. Puesto que la ventaja competitiva reside en la creación de flujos que guían las interacciones de manera ágil. Un proceso basado en Inteligencia Artificial que requiere dimensionar, segmentar e integrar los datos en términos de pertinencia y sincronización.

La fuerza de la automatización radica entonces en la inteligencia de los modelos, la mejora de los algoritmos y la lógica del aprendizaje. Precisamente porque la Inteligencia Artificial tiene potencial para convertirse en uno de los principales roles en esta Era Digital en la que ya estamos inmersos.

Sin lugar a duda, la capacidad actual de captura y posterior análisis de grandes volúmenes de datos no tiene precedentes. A partir de esta situación, es esencial adoptar herramientas para la gestión integral de los datos, que colaboren en su monitorización y procesamiento.

La precisión en la interpretación de los datos es un factor fundamental en el proceso. Son sistemas que, aunque complejos, se autorregulan para mejorar. Transmiten a medida que aprenden, y en el modo que lo hacen. De ahí, la importancia de su correcta implantación.

Estamos hablando de lógicas predictivas.

Efectivamente, la Inteligencia Artificial Predictiva pretende reproducir los mecanismos por los cuales el cerebro humano actúa para, mediante el desarrollo de algoritmos, aplicar este conocimiento a contextos semejantes.

Como consecuencia, la aplicación de esta tecnología, que permite a las empresas crear un plan de acción desde decisiones inteligentes, no puede prescindir de:

– Realizar una gestión de los grandes volúmenes de datos, identificando los más relevantes para generar información de valor.

– Ser capaz de interiorizar el conocimiento para poder contrastarlo con nuevos datos, perfeccionando el proceso de toma de decisiones.

– Reconocer escenarios y el impacto de las acciones para aumentar las probabilidades de éxito, mejorando la eficiencia de los procesos.

Sin embargo, esta tarea de automatización debe entenderse como un proceso global. El éxito se verá incentivado en el momento en el que se proporciona la respuesta que da soporte real a las necesidades reales.

La excelencia siempre ha sido un fuerte elemento inspirador, y la prueba se encuentra en que la transformación promovida por la tecnología se traduce en posicionamiento competitivo para las empresas que la adoptan, posibilitando experiencias mejoradas e impulsando su eficiencia operativa.

Artículo desarrollado por Madison Perú.

Te puede interesar