• Impresa
  • Perú
  • actores
Lunes, 12 de Febrero de 2018 | 6:6:00 am

Renzo Babilonia: “Un retrato puede ser el reflejo de la propia alma del personaje”

Ha encontrado una sombra que le gusta y va con el actor a retratar ese momento. Renzo Babilonia me permite ingresar a la intimidad de su trabajo con el multifacético Edgard Guillén para llevar a cabo esta conversación.

PUEDES VER Melania Urbina: “No necesitas ser la ‘Chica dinamita’ para que te ofendan”

Desde hace décadas fotografías al actor Edgard Guillén. ¿Es tu obsesión?

(Pensativo). No sé. Pero sí me siento contento de que una persona como Edgard, con tanta vida, sabiduría e intensidad, me haya permitido registrar su vida, sus mundos, ya en tantos años.

¿Cuándo captó tu atención?

Empecé a fotografiar a Edgar cuando estudiaba en la universidad. Había visto un cortometraje en el cine (cuando pasaban cortos peruanos antes de las películas) y el que vi trataba de Edgard.

¿De sus unipersonales?

Exacto. Siempre en sus unipersonales. Siempre en atmósferas claro oscuras. Siempre muchos personajes en un solo actor/persona.

¿Qué tiene Guillén que no tiene otro actor?

Luces y sombras.

¿Cómo así?

Edgard es como sus personajes: son muchos a la vez. Respeto mucho su compromiso con la actuación y con la vida.

¿Eso te cautivó?

Lo que sucede es que Edgard, más que actuar, interpreta, caracteriza usando un velo, cambia la voz; se pone una corona, una máscara en más de 19 personajes en apenas hora y media en el escenario.

¿Acaso te ves reflejado en él?

Un retrato es la opinión, el punto de vista del fotógrafo sobre la persona que está fotografiando, pero también puede ser un reflejo de su propia alma.

Sé explícito.

Hay fotos que tomo y me pueden gustar pero a él no. También hay fotos que son, llamémoslo así, un regalo suyo: en ellas ya no estoy retratando al actor, sino a la persona en sí.

Adquiere otra perspectiva.

El rostro deja de ser una máscara, una dermis que sirve para caracterizar personajes y me permite que retrate directamente a la persona en sí. Con las luces o las sombras, con las que puedan estar pasando en aquel momento.

¿Encuentras objetividad tras el objetivo de la cámara?

No hay objetividad: desde que tú decides usar color, blanco y negro, un tipo de lente, un tema en especial a documentar o imprimir en un papel, ya estás haciendo una elección.

¿Cómo haces para intercalar docencia con la actividad diaria como fotógrafo?

Son parte de lo mismo. Por muchos años he enseñado fotografía, tomado fotos para realizar (como en el caso de Edgard) proyectos personales y desarrollado investigaciones sobre Fotografía Histórica de Guerra en el Perú. Han sido más de diez años gratos viviendo de lo que más amo que es la fotografía.

¿Qué piensas de los que creen que ser fotógrafo es agarrar un celular y tomar una foto cualquiera?

Cada fotógrafo tiene un estilo propio. Hay personas que publican fotos en Instagram realmente muy buenas. Y, de la misma manera, hay fotógrafos que no se sienten cómodos usando digital.

¿Y una selfie?

Muchas personas se burlan del selfie y de todo lo que representa el mismo, pero hay también muy buenos autorretratos logrados así. Finalmente, es una forma más de expresión y fotografía.