Mario Vargas Llosa, el huésped ilustre de la ciudad Imperial

Condecorado. Municipalidad Provincial de Cusco otorgó distinción al novelista, que estuvo cinco días en la ciudad y visitó sus principales atractivos arqueológicos, como Machu Picchu.

El escribidor y Cusco. Junto a Isabel Preysler, MVLL visitó atractivos de Cusco como la ciudadela de Machupicchu

El escribidor y Cusco. Junto a Isabel Preysler, MVLL visitó atractivos de Cusco como la ciudadela de Machupicchu. La República.

Presentes. Escritor recibió regalos de parte de alcalde

Presentes. Escritor recibió regalos de parte de alcalde. La República.

En su último día de estadía en el Cusco, el nobel de Literatura Mario Vargas Llosa recibió en su hotel la visita del alcalde Carlos Moscoso y varios regidores. La comitiva le hizo entrega de las llaves de la ciudad, declarándolo huésped ilustre.

LOS NOMBRES DEL NOBEL

Al ver el diploma y la resolución de alcaldía que dispone la condecoración, el novelista entonó en voz alta su nombre completo: Jorge Mario Pedro Vargas Llosa. El creador de La guerra del fin del mundo explicó las razones que su madre tuvo para bautizarlo de esa manera.
“Jorge es por mi padrino, Mario es porque mi madre cuando me estaba esperando  quedó encantada con Mario Cavaradossi, al ver la opera de la Tosca de Giacono Puccini, y Pedro por mi abuelo”.
 
Agradecido por la distinción, el autor de La casa verde se colocó las llaves de la ciudad con ayuda del burgomaestre, que entre bromas le informó que es la segunda que otorga en su gestión, a lo que Vargas Llosa respondió con una sonrisa. La primera llave se la adjudicó al presidente Pedro Pablo Kuczynski.
 
La distinción no vino sola, estuvo acompañada de una serie de presentes como íconos de la artesanía cusqueña, un tejido de Chinchero, un niño de la espina o Manuelito; pero lo que más le fascinó fue la  reproducción de una fotografía de la vieja Plaza de Mayor de autoría de Martín Chambi. Vargas Llosa se negó a sacar la instantánea del sobre, aduciendo no querer estropearla.
 
“Este es un regalo que aprecio mucho, le tengo muchísima admiración a Chambi. Ayer también me regalaron otra foto”, comentó.

CONVERSACIÓN EN EL HOTEL

Los regidores de la comuna central aprovecharon la oportunidad para conversar de literatura y otros temas en relación al Cusco. Don Mario dijo no recordar exactamente las veces que visitó la ciudad, pero resaltó su crecimiento como una urbe cosmopolita. Además felicitó a las autoridades por peatonalizar la Plaza Mayor, la que pudo recorrer en su arribo.
 
“Es una magnífica idea, espero que los cusqueños estén conservando esta ciudad con la belleza y la estética que causa admiración en el mundo”. 
 
El regidor Aaron Medina no ocultó su emoción al estar cerca del escritor y, algo tímido, le pidió que autografiara un ejemplar de Historia de Mayta. Minutos después el concejal presumió de la firma y la dedicatoria en las redes sociales. “El Perú necesita muchos más Vargas Llosa, por la disciplina y sus valores democráticos”, escribió en su muro de Facebook.
 
El nobel agradeció el gesto de las autoridades, asegurando volver. “Mi admiración, todo mi cariño, les deseo lo mejor de los éxitos a los cusqueños, es muy impresionante Cusco, uno siente algo especial  que no se percibe en otras ciudades”, sentenció.

VISITA A SACSAYHUMÁN 

Tras la distinción, Mario Vargas Llosa salió de su hotel para visitar el Parque Arqueológico de Sacsayhuamán, a 30 minutos de la ciudad, acompañado siempre de su pareja Isabel Preysler. Ingresaron al recinto inca como cualquier turista, pero hubo el asedio de muchos curiosos que intentaron sacarse fotografías con el célebre personaje. Luego la pareja se dirigió al Cristo Blanco para contemplar la ciudad a la que dedicó un artículo titulado “Cusco en el tiempo”, con el que ganó el premio Don Quijote de Periodismo, en enero del 2015. 
En el escrito cuenta sus impresiones sobre la ciudad.
 
Al llegar la tarde se informó que partió junto a Preysler en un vuelo privado rumbo a Lima.

Síguenos en Facebook