Estoy en el limbo

10 Ene 2018 | 9:00 h

Mi país se ha convertido
en un limbo, sí, señores;
todo está tan pervertido...
Se acabaron los valores.

No estoy seguro de cuándo fue mi deceso, creo que empecé a morir a principios del 2017 y no me di cuenta. Un día desperté y me encontré aquí, en el limbo, un lugar que no tiene adelante ni atrás, donde nada va pasar.

Todo empezó cuando en mi país, nuestro Presidente, que era un pobre viejecillo, no podía gobernar porque el Congreso hacía con él lo que quería. Muchos pensábamos: “pobre Presidente por qué no lo dejan trabajar, qué malos los del Congreso”.

Luego, un día, los del Congreso denunciaron al pobre Presidente de corrupto, no podíamos creerlo. El Congreso buscaba sacarlo del poder y tomarlo completamente. Cuando ya todos dábamos al Presidente por perdido, alguien exclamó: “Oh, y ahora, quien podrá defendernos”, y desde el cielo llegaron los Avengers, sí,los de los comics y se enfrentaron al Congreso malo y feo.

El pobre viejecillo y de dudosa reputación fue salvado. Sin embargo, estos Avengers no eran como los de las historietas, estos cobraron y cobraron bien: pidieron la libertad de su Cabecilla Encarcelado, que también había sido presidente…

Pareciera que los presidentes de mi país no son muy buenos que digamos.

Cuando salió el Presidente Encarcelado todo se puso patas arriba, el Congreso se dividió y el Presidente viejecillo, ahora sí, de nefasta reputación, defraudó a todos los que creían en él. Hubo marchas y ministros que le dieron la espalda.

El Presidente sin palabra estaba solo, nadie quería gobernar con él. Mi país se volvió un Limbo, un lugar que no tiene adelante ni atrás, donde nada va pasar. Perdón me corrijo, donde nada bueno va pasar.

Te puede interesar