Yaco Eskenazi “Dejé el fútbol porque estaba mal de la cabeza”

Por partida doble. El ‘guerrero’ y conductor de ‘Mi mamá cocina mejor que la tuya’ defiende el formato reality y recuerda su etapa como futbolista. “Era muy difícil para mí sacrificar las fiestas. Si me llaman para la selección mañana, aunque sea para llevar agua, voy”.

24 Sep 2017 | 6:00 h

Ex futbolista, participante de reality y novel actor, Yaco Eskenazi de 37 años, ha pasado por varios sets de televisión desde que dejó el fútbol. Empezó como modelo hasta ganar popularidad en el sintonizado programa ‘Esto es guerra’, e incursionó en la conducción con ‘Versus de colegios’, un espacio con similar formato. 


Ahora asume la coconducción de ‘Mi mamá cocina mejor que la tuya’ junto a Ethel Pozo. “Este es un formato nuevo y diferente”, comenta. Antes de que sea presentado como ‘partner’ de la hija de Gisela Valcárcel, fue voceado para coprotagonizar ‘Colorina’. “Yo iba a estar mientras Milett (Figueroa) era la protagonista. Una vez que Michelle (Alexander) decide cambiar, ahí también dejo de ser el personaje que ella quería”.  


El ‘capitán de los leones’, como lo conoce el público juvenil, no prefiere ninguna faceta en televisión. “Actuar también me gusta porque es un poco salir de ti, es un contrapeso. Todo el mundo me conoce por Yaco, ¿no?”, comenta, quien también formó junto a Natalie Vértiz una mediática relación que incluso transmitió su boda en vivo.


Sin embargo, reconoce que ‘Mi mamá cocina mejor que la tuya’ lo muestra a otro público, lo cual también es un reto. “Es una ventana la que me ha abierto GV Producciones”. 


¿No ves como un retroceso regresar a un reality?


Yo salí por decisión mía. Es un programa que demanda mucho tiempo y yo no podía hacer otra cosa. Así que decidí dejarlo para buscar otros objetivos, como actuar. Pero una vez que ya los hice, se me propuso regresar y yo feliz. No tendría por qué sentir que es un retroceso ir a uno de los programas más importantes, ¿no? Al contrario, que chévere que en ‘Esto es guerra’ quieran seguir contando conmigo.


Pero también han convivido con las críticas. 


Creo que han aprendido en el camino a regularse. También nos hemos tropezado, pero hoy en día creo que tiene un contenido apto para toda la familia. Siempre  defenderé que tiene muchas cosas saludables: ver chicos que compiten por ser mejores o que quieren sobresalir. Creo que los participantes hemos aprendido que tenemos que cuidar nuestra vida privada. Seríamos muy ligeros si le echáramos la culpa a la producción  por lo que hace uno mismo. Salvo que seas un niño de cinco años y necesites a tu mamá atrás, cuidándote. 


¿Volverías a transmitir el nacimiento de otro hijo tuyo?


No sé, en ese momento se dio así porque los dos estábamos en un reality, nos enamoramos y nos embarazamos en nuestra estadía. Hoy en día Natalie no está más ahí, pero, de verdad, no digo ni sí ni no, ni me molesta ni me obsesiona.


El ex futbolista


En definitiva, uno de los temas de los que más le gusta hablar al ‘guerrero’ es del fútbol. Y más con la esperanza de clasificar al Mundial de Rusia. “Toda la vida soñé con ser futbolista (jugó en el Municipal), es algo que me apasiona y me mueve, es más, yo muero por jugar fútbol, si me llaman para la selección mañana, aunque sea para llevar agua, voy”.


Haciendo un paralelo con el mundo de los realities, Eskenazi, amigo de los seleccionados Jefferson Farfán y André Carrillo, que asistieron a su boda, cree que parte del mérito es del entrenador Ricardo Gareca. “Manejar a un grupo de jóvenes exitosos no es tan sencillo”, señala.


¿Dejaste el fútbol por una lesión o por falta de oportunidades?


No, dejé el fútbol porque estaba mal de la cabeza (sonríe) y era muy renegón, y ya pues, no estaba en ese (buen) momento de mi vida. Para mí era muy difícil sacrificar las fiestas, los amigos, y por eso no me fue bien en ese sueño, no estaba preparado y caballero, así es la vida, se me pasó ese momento. Ahora me vino esto (la televisión), y estoy aprovechándolo.


Si dejara la televisión, no sería raro verlo trabajando en algún equipo o escuela de fútbol. “Es lo que más me gusta. Gracias a Dios, a mi hijito también le gusta, y espero seguir ligado al fútbol lo que me quede de vida”.

Te puede interesar